Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Permitiremos que nos callen de nuevo?

Mariano Estrada (Alicante)
Redacción
martes, 27 de diciembre de 2005, 00:43 h (CET)
Si la COPE ha cometido delito, yo pido que sean los tribunales de Justicia los que le impongan el castigo correspondiente, pero no un comité político llamado CAC (Consejo Audiovisual Catalán), porque eso es sencillamente censura. Hasta hace poco parecíamos todos antifranquistas y nos las prometíamos muy felices ¿Ya no lo somos? ¿Qué ha pasado? Con qué facilidad emergen los demonios dictatoriales ¡Cómo pudre el poder, madre mía! ¡Cómo se agarra el sillón a las almorranas! ¿Quién ha dicho que éramos progres? Somos más que retrógrados, somos ya cavernarios.

Parece, por otra parte, que el señor Montilla prepara algo semejante a nivel Nacional. Según he leído en el País, que ahora es el pozo que recibe todas las filtraciones, no sólo podrá usted, señor Montilla, apagar de un plumazo las pantallas de los televisores, sino que penalizará la resistencia a difundir mensajes del Gobierno ¿Sabe usted qué burrada es ésa? ¿O no se ha enterado aún de que el Gobierno está dirigido por uno o varios partidos? ¿Por qué le molesta tanto que los demás vean las cosas de otra forma, desde otro punto de vista? Ya entiendo, ya entiendo, es que su corazón no puede con la carga, que es de muchos millones.

Conviene dejar claro, de todos modos, que no es nada extraño que un señor económicamente corrompido esté dispuesto a convertirse en censor, es decir, en cortador de lenguas, en matador de palabras, en destructor de pensamientos, en carcelero de la libertad de expresión. Es una noticia tan mala, pero tan requetemala, que, si esto no se remedia, obligará a muchas personas, que posiblemente no lo hubieran ni imaginado, a votar al partido popular ¡Vivir para ver!

El censor Montilla es un personaje repulsivo a la inteligencia y al pensamiento libre. A ver, señor Montilla, ¿qué organismo va a inventar usted para amordazar a una persona de la calle, como yo, que no debe a nadie favores ni prebendas, mientras no le insulte a usted ni a otros personalmente? ¿Le da rabia no tenerme atado por una dependencia laboral, esclavizado a un trabajo que usted controle? ¿Desea que le insulte para poderme empapelar? Tildarle de censor no es insultarle, sino llamar a las cosas por su nombre. Y si usted no censura más es porque no puede. Yo creo que es una desgracia tenerle a usted de ministro. Menos mal que lo es en esta democracia de partidos que, aunque está infinitamente lejos de la perfección, tiene algunos resortes para que finalmente no se salga usted con la suya. Al señor Zapatero se le debería caer la cara de vergüenza, pero se ve que ya no la tiene. ¡Cómo nos ha confundido este hombre! Vamos, como me ha confundido a mí, personalmente...

Señor ministro: si el medio en el que se publica este artículo dependiera de usted ¿me dejaría decir estas cosas? No lo creo. Y, sin embargo, tengo la certeza de que estas cosas deben ser dichas.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris