Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

El descubrimiento

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
lunes, 26 de diciembre de 2005, 01:12 h (CET)
Se cita en diversos textos, la letra de un popular corrido, cantado por los comuneros del Michoacán mexicano. Dicen así algunos de sus versos: "La historia..../ como queriendo llorar / al mirar tanta injusticia / no quisiera ni empezar". Y es que el muestrario de los disparates resulta inabarcable, sus ejemplares circulan por todos los paises, y ante eso es natural que su historia prefiera quedarse en casa, antes que empezar la narración.

Algo así, algo así, nos sucede cada día.

El tan mentado estos días, Julián Marías, en uno de sus últimos artículos, recalcaba socarronamente la conveniencia de que volvieran los antiguos LOQUEROS. Qué si no puede uno pensar cuando las autoridades de EEUU, ejemplo citado por Marías, dicen respecto a Irak que las comisiones no han podido descubrir armas ocultas en ese país, pero que las hay. Es decir, cuando no se dispone de los argumentos, entramos en plena locura. No hace falta mirar tan lejos, lo mismo se defiende un contacto con ETA, se menosprecia a las víctimas, se miente sobre pactos; y eso, con tal desfachatez que quizá tuviera razón D. Julián en el requerimiento.

Por una de esas azorosas evoluciones de los humanos, más bien nos atraen los estratos subconscientes; lo consciente y la claridad expositiva no son prácticas actuales. No estará mal hurgar en el subconsciente como tentativa terapéutica, aliviando obsesiones, o ampliando los estudios en estos campos. De eso a las afirmaciones categóricas sobre honduras inexcrutables del pensamiento, va un abismo enorme. Sin embargo esa credulidad que circula sobre todo lo esotérico, por un lado puede sorprendernos, pero su predominio nos conduce a territorios de ESCASA CORDURA.

Qué fechas estas, con ese vértigo consumista, muy manifiesto en torno a los regalos. Fernando Colina reflejaba un matiz interesante de los psicóticos a la hora de hacer un regalo, cuando nos ofrecen un objeto o nos regalan con un gesto, no piensan en su valor crematístico, tampoco en sus propiedades utilitarias; lo que regalan forma parte de todo su ser, al regalarlo ofrecen todo su ser. Contraste curioso, uno ha de estar loco para este tipo de regalos de todo corazón. Qué diferencia, de la locura de los regalos, a ofrecer un REGALO con LOCURA, ¿Con amor? ¿Con entereza?

¿Dónde está la locura? ¿Dónde la cordura?

Hablamos hasta la saciedad, y somos rotundos, sobre los Derechos Humanos; aunque con el cariz que toman las cosas, no parecen ni derechos, ni humanos. Como aquello de la república, que no lo era; democrática, que tampoco; y alemana, cuando no representaba a este país. Algo similar, hemos tergiversado hasta tal punto las palabras, tanto hemos liado la madeja, que nos pondrían en un aprieto si nos pidieran una definición en público de cada una de esas cualidades humanas a defender. Cada uno se escaparía por sus partidismos.

Y no digamos si miramos estos derechos desde los rasgos legales, ¿Qué ley? ¿Qué País?. Sin ir muy lejos, casos hay en los que un mismo asesinato no valdrá lo mismo según lo cometa un hombre o una mujer, ¡Qué lío de géneros aplicados a estos menesteres! Cuando paradójicamente ¡Qué pronto están libres los asesinos! Casos hay de terroristas que montan un negocio debajo de la casa familiar de una de sus víctimas. ¿Habrá reacción eficaz para evitarlo?

Entre tanto tipo de locura, será lo más probable que acabemos arrastrados por el remolino, lo acabamos de repasar y entrever. Si ante los personajes públicos, abdicamos de nuestras responsabilidades más directas, quién sabe por que andurriales nos conducirán. Ahora, más que argumentos o reflexiones, se llevan los nuevos magos o adivinos, ellos saben de extraterrestres, de nuevas energías recónditas, como de todo tipo de drogas o religiones adaptables.

Si los verdaderos locos se constituyen en los reservorios de los aspectos más relevantes de la humanidad, si dejamos sin letras a los derechos humanos, no sólo pereceremos, lo sufriremos con poca dignidad, con malas artes, desventuras, sufrimientos y abandonos.

No hay escapatoria, cada uno se verá forzado a hurgar en sus sentimientos para buscar el DESCUBRIMIENTO salvador, yo diría al menos, revelador de los puntos de apoyo más dignos para una vida entre personas. Llega la Navidad, nos pilla en estos cueros, y esa celebración renueva algo de esos descubrimientos mágicos. Si no tergiversamos su sentido puede ser una aportación de primer orden, útil para todas las personas.

Los no creyentes, o los partícipes de otras religiones, no quedan por eso liberados de la búsqueda; el DESCUBRIMIENTO se volvió requerimiento primordial para todos. Los diferentes enfoques de cada persona, sus distintas creencias, no resultarán un obstáculo; puesto que si no afrontamos el reto humano ¿De qué nos quejamos?

Necesitamos ese hallazgo, a ver si entre diferentes criterios podemos mantener ese ALIENTO COMÚN, sin imposiciones, sin privilegios, con una colaboración más sentida y tenaz. Es decir, si locos, que sea una LOCURA MEJOR, de amor, de vida, de esperanza, para todos.

¡Feliz Navidad!
Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris