Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos  

Yo no CACareo, ¿y usted?

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
lunes, 26 de diciembre de 2005, 01:12 h (CET)
NO LES BASTA con que les CACareen todos los plumillas agradecidos que les ponen el CACillo para que les caigan honores, prebendas, premios, sueldos, subvenciones, dietas, reconocimientos y carguillos. A ellos y a sus empresas de adulación, que también alzan la CACerola para que se la llenen con cargo al presupuesto que extorsionan e imponen al pueblo.

No. No les basta con ser CACos de lo público, para su beneficio partidario y privativo, en compañía de los ayudas de cámara mediáticos y demás clientela que les inciensen mientras practican el saqueo legal de los dineros que impiden controlar al pueblo, a través de Tribunales democráticos de Cuentas Públicas, por ejemplo. Ese paraíso del descontrol y de la turbiedad que son las concesiones, licitaciones y los negocios de todas las administraciones políticas, les parece poco reino para su despotismo y nepotismo infinito.

De manera que estos CACiques de lo ajeno, han decidido legalizar la CACería de todos los que se nieguen a rendirles sumisión y loa a sus fobias y a sus mitos políticos.

No sólo redactarán la politiley que les plazca. Ni siquiera esperarán a que la interpreten los jueces políticos que ellos nombren para que su dictamen su adecúe a su capricho. No. Directamente se apropiarán del concepto de “verdad”, y decidirán lo que es cierto y lo que es falso, desde sus tribunales orgánicos directorialmente políticos. Y sancionarán o cerrarán los medios de sus adversarios ideológicos.

Jamás murió Franco en una España que se ha limitado a reproducir la esencia de su estructura de poder verticalista, presentándola de otro modo, en el Estado central y en cada una de las autonomías en que aquel verticalismo básico se ha reproducido. Sobre todo, en aquellos territorios en que sigue gobernando un Movimiento Nacional tan monoidentitario y mitológico como aquél... Pero ahora revive en todo su esplendor.

CACaree quien deba seguir CACareando, por los motivos nutricionales o de afinidad al verticalismo a los que cada cual se acoja.

Yo no. Y conste que en ningún momento he hablado del Consejo Audiovisual Catalán (CAC), ya operativo, ni del Consejo Audiovisual Estatal (CAE), que está al caernos, ni de cualquier otro Consejo de Presión a los Medios, que todos las autonomías y partidos tienen, para que la información siga siendo tan sesgada y falaz como todos ellos quieren.

Lo público no son las oligarquías partidarias que manejan todos esos Consejos. Ni la libertad de expresión es lo que a ninguna de dichas oligarquías partidarias les conviene... Pero lo del CAC caciquil de ahora, sumado al CACeo con que siempre han obsequiado a sus adeptos y fieles, ya es pura CACa o excremento.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris