Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

Teoría de los gases de Rubalcaba

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
viernes, 23 de diciembre de 2005, 00:13 h (CET)
EL FILÓSOFO Rubalcaba ha dado a luz recientemente una de las mejores cogitaciones intelectuales que se le conocen y ha declarado que, en una negociación, hay que mostrarse algo firme porque, de lo contrario, la otra parte tiende a expandirse indefinidamente, como los gases, y acaba por ocupar toda la mesa de negociación y hasta el salón de negociaciones por completo.

Pues ciertamente: ha estado sólido en esta ocasión el biográficamente gaseoso Rubalcaba, hasta el extremo de poder ingresar ya en Educación Primaria o de aprobar, inclusive, la prueba inicial de un aspirante a afiliarse a cualquier partido político.

Del máximo cerebro de la nación, o sea, del ZaPaterillo descalzo, aún no puede afirmarse tanto, aunque cabe deducir que el gasoducto cerebral comienza a carburarle levemente, a la vista de las ojeras estatutarias que se le van formando, después de haber dejado que se le expandieran a todo gas las opas hostiles a la Constitución que ha jurado defender y todo tipo de otras ambiciones gasistas.

Lo malo es que han dado tanto gas a quienes quieren gasear la convivencia y la igualdad entre los españoles y meter en la cámara de gas a los ciudadanos de sus territorios que discrepen del nacional–socialismo monoidentitario gobernante en ellos, que yo no sé cómo va a arreglárselas el escolar de Rubalcaba para contrarrestar el gasógeno que lanzan constantemente al aire sus socios de Gobierno. Máxime cuando al frente del mismo sigue ZP, que, aunque ojeroso, continúa en estado gaseiforme.

Otro ejemplo de gases expansivos indefinidamente, puesto que nadie les opone un filtro: la delegación del Gobierno Vasco en Bruselas celebró a principios de diciembre una recepción internacional para celebrar las fiestas navideñas. En la fiesta sólo se exhibió la bandera vasca junto a la de la Unión Europea. Una gran foto del presidente vasco y un cartel en inglés que aclaraba que aquello era un evento del “País Vasco”, de manera que el discurso oficial se pronunció únicamente en uno de los dos idiomas maternos de los vascos: ya pueden imaginarse en cuál, conociendo las ideas –irreales e inconstitucionales– de los monoidentitarios vascos.

Al festolín acudió la Embajadora de la España de ZP en Bruselas, María Victoria Morera, que no observó ninguna gasificación expansiva en el recinto, que mereciera su salida a escape del mismo.

Está bien que ese gas pobre de Alfredo o párvulo mental de Rubalcaba comience a memorizar la primera línea de la química política. Al desinflado ZPatín de José Luis Rodríguez casi hay que dejarle por imposible, como no perservere muchas noches más en el estudio... Pero que alguien le compre un gasómetro al Gobierno, porque la peste a gas está que arde.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris