Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al borde de la palabra   -   Sección:  

Cracks del siglo XXI

Joaquin Castillo
Redacción
miércoles, 21 de diciembre de 2005, 01:04 h (CET)
O estos son tiempos de culto exagerado al exitismo y el oro fácil, y décadas atrás todo era más analítico (y serio). O estos son tiempos de ojos afinados para detectar talentos y lenguas rápidas para definirlos, y décadas atrás la mayoría ejercitaba el verso del "contra" y había que dar mil exámenes para sacar un aprobado. Quizá siempre hubo una oscilación entre el equilibrio y el exceso. Aunque...

O esto o aquello, ayer y hoy...
Resulta que hay un proyecto de gran jugador, diferente, y es argentino. No hay dudas de que Lionel Messi tiene todas las características y condiciones para despuntar en el fútbol. Y también no hay dudas que al jugar en el Barcelona y contar con la "protección" de un equipo campeón(algo que nunca tuvieron Riquelme y Saviola, por ejemplo) para el oráculo europeo, es como si fuera más de allí que de acá. O sea, más de este continente que de la "fábrica de futbolistas" que es Rosario donde partio con 12 años rumbo a la Masía.

Está perfecto y bien marcado el camino de Messi y están muy bien ganadas las distinciones que va obteniendo en su condición de revelación. Pero escuchar al técnico de Holanda, nada menos que el super-famoso Marco Van Basten, decir que el pibe de 18 años es "un gran talento, en este momento el más grande que hay en el mundo", asusta un poco. Sólo por querer analizar todo desde la vereda del equilibrio o desde la de la exageración.

Casi al mismo tiempo, el técnico de Inglaterra, Eriksson, dijo que él tiene a su Pelé, por el poderoso Wayne Rooney, de apenas 20 años.

Sería excepcional que estos chicos brillaran en el Mundial de Alemania, dentro de seis meses. Sería grandioso que pudieran mostrar sus condiciones y ver que todo esto que se dice es cierto en la más alta competencia.

Pero hoy, cuanto menos, suena apresurado. Si uno hace memoria y recurre al archivo, observa cómo se cuestionaba a Diego Maradona cuando estaba en el Barcelona (y ya era el mejor de todos). Y más tarde estando en Nápoles, sólo era el Rey para los napolitanos. Muchos lo elogiaban, pero siempre ponían algún pero o lo equiparaban con algún contemporáneo.

Y era Maradona, que recién vio como se le rendía todo el mundo, sin objeciones, en el Mundial 86, a sus casi 26 años.

¿Aquello estuvo bien o esto está bien? Vaya uno a saber... Por lo pronto habría que dejar pasar el tiempo ¿no?

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris