Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Que se vaya!

Pepe López
Redacción
miércoles, 21 de diciembre de 2005, 00:15 h (CET)
Allá por los años de mi adolescencia, cuando empecé a despertar a la llamada del Amor, tuve una apasionante afición literaria con la que, mediante unos auténticos “ripios”,atormenté a mi novia durante los cortos años de nuestro noviazgo.

Aquella afición quedó dormida y resucitó de modo imprevisible, hace poco menos de dos años, cuando Zapatero, por el espurio procedimiento de todos conocido, llegó , nada menos, que a Presidente del Gobierno.

Creo que fue a los pocos días de tomar posesión cuando, a la vista de los desaguisados que empezaba a cometer, le dediqué mis primeros versos, que no podían ser otra cosa que satíricos, aunque con una sutil capa de ironía para hacerlos menos hirientes.

A medida que los desatinos iban subiendo de tono, mis versos se encrespaban. Desde aquellos días, más de doscientos romances he puesto en el ordenador y los he enviado a familiares, amigos, conocidos, periódicos y contertulios de uno y otro bando que no nos dejan meter baza. Y, por supuesto, a la Moncloa.

A Zapatero le he llamado de todo, pero procurando que mis calificativos no fueran ofensivos para no malquistarme con él y para no caer en las redes del Código Penal. Y, sobre todo, para saber quién tiene mejor talante: si él con su paciencia o yo con mi constancia.

El último calificativo que ha salido de la punta de mi bolígrafo ha sido llamarle El Bobo de la Moncloa

Y no tuve que pensarlo mucho. Porque ya me dirán Vds. si no es una bobada –cuando menos- querer dialogar con Eta cuando Eta responde con bombas; o querer fundar una Alianza de Civilizaciones cuando hay “Civilizaciones” que no están civilizadas y que han prometido acabar con la Occidental; o cuando dice que España es lo primero y promete al “tripartito” ayudar al desmantelamiento; o cuando quiere arreglar el problema del agua ¡con desaladoras!;o cuando pretende engañarnos con las ayudas de la Unión Europea y hasta Tony el inglés ha dicho que España es la gran perjudicada; y no digamos nada de querer arreglar los enfrentamientos con los Obispos y la Iglesia enviando al Vaticano a La Dama de la Triste Figura.

Pero la gran bobada, la solemne majadería, es pretender reformar la Constitución para pretender sustituir la palabra “disminuido” por la de “deficiente”. Lo que confirma mi idea de que hay algunos disminuidos mentales a quienes yo llamo BOBOS.

En resumen: que desde hace cerca de dos años, mi inspiración y mi Musa –aunque esté feo decirlo y suene a petulancia- es EL BOBO DE LA MONCLOA.

De aquí que me eche a temblar cuando Mariano Rajoy lo vapulea en el Congreso con la idea de que se vaya.

Si Zetapé se va, mi inspiración se acaba, dejaré de escribir y no os enviaré más ripios. Ante esta alternativa, no lo dudo: Os dejaré descansar a todos, y yo descansaré. Pero ¡que se vaya!

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris