Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

No todo se hizo mal

Juan Escribano Valero (Madrid)
Redacción
martes, 20 de diciembre de 2005, 00:44 h (CET)
En el pasado mes de noviembre se ha escrito y hablado mucho de Franco, el que fue jefe del Estado (no el periodista de Barcelona). Esto ha traído a mi memoria que en mi juventud, en más de una ocasión corrí delante de los grises y, en más de una ocasión, el gris que corría detrás de mí, corrió más que yo y midió mis costillas con el vergajo.

Hoy, desde esta atalaya a la que nos encumbra los años, contemplo aquellas carreras y pienso que quizá no estaban del todo justificadas, pues son muchas las cosas que se hicieron bien; la creación de una amplísima clase media, la Seguridad Social, que a Franco se le llamara “Paco el rana”, gracias a eso podemos hoy beber agua, tener hospitales, etc.

Pero lo que a mí me parece que se hizo mejor fueron los centros de enseñanza. Sino, a las pruebas me remito. Don José Luis Corcuera aprende su oficio de electricista en la escuela de aprendices de AHV y, nada más y nada menos que llegó a ministro del Interior del gobierno de España. El señor Montilla aprende mecanografía y FP, y ahí lo tenemos, de ministro de industria al servicio de La Caixa. El señor Roldán creo que hizo cronometraje en el PPO, y llegó a director general de la Guardia Civil.

En la cárcel, centro de rehabilitación, entró el Lute y, salió don Eleuterio Sánchez (una pluma entre rejas). Entró en la cárcel un obrero llamado Marcelino y salió todo un estupendo dirigente sindical. A la vista de todo esto está claro que no todo lo hizo mal el dictador. Hay más cosas pero no hay espacio.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris