Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

El patriota

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 20 de diciembre de 2005, 00:44 h (CET)
A lo largo de esta última semana me he enterado, viendo el telediario y leyendo determinados medios de comunicación, que Zapatero es el verdadero patriota y Mariano Rajoy un traidor a España. O, por lo menos, así nos lo ha contado el propio Rodríguez durante una de esas giras que está haciendo últimamente para ver si su partido levanta cabeza en las encuestas.

Resulta que patriotismo es, según ZP, negociar y pactar con los que quieren acabar con la patria. Enfrentarse a ellos y no ceder a sus chantajes debe de ser traicionar a tu nación.

Patriota socialista es aquél que impulsa y apoya un Estatuto inconstitucional que pretende acabar con la Constitución Española y recortar los derechos y libertades individuales en España. Un Estatuto de corte soviético. Denunciar semejante barbaridad es ser un traidor a tu patria.

Ser un patriota socialista es negociar a escondidas con quienes han asesinado a casi mil españoles por el mero hecho de serlo. E irse de conversaciones con los de Batasuna/ETA antes, durante y después de proponer un Pacto antiterrorista que establecía la prohibición de conversar con los terroristas y pagar precios políticos, es de patriotas. Denunciar semejante vileza, de traidores.

Patriota socialista es aquél que apoya unos presupuestos en el Parlamento vasco que subvencionan a los familiares de los criminales de ETA, mientras el Ministro de Trabajo niega el pan y la sal a las víctimas y el Alto Comisario para las Víctimas de ETA arremete contra ellas.

Ser patriota socialista consiste en decirles a las familias de las víctimas del incendio de Guadalajara que “así es la vida. La familias no pueden pretender que demos atención permanente a su problema”. En definitiva, consiste preocuparse más por los percebes y mejillones afectados por el chapapote del Prestige, que por las víctimas del incendio.

Ser un patriota socialista es someterse a los dictados de Francia y hacer seguidismo del intervencionista de derechas, Monsieur Chirac, así cómo firmar un acuerdo que supone para España perder el 85% de los fondos comunitarios. Ejercer el derecho de veto cuando se presentan estas propuestas nocivas para España, sería de traidores.

Ser un buen patriota socialista es hacer continuamente oposición a la oposición y descalificar a los Jueces y al CGPJ si dicen algo que no le gusta al Gobierno. Perseguir a los medios de comunicación no sometidos al régimen también es de patriotas. No condenar agresiones a la libertad de expresión, lo mismo. Aceptar las críticas es de traidores.

Ser patriota, según ZP, es firmar el pacto del Tinell con los nacionalistas para excluir de cualquier decisión a media España. Negarse a ignorar a la mitad de la ciudadanía es ser un traidor.

Ser patriota, según ZP, consiste en arremeter e insultar a nuestros aliados estadounidenses mientras se vende armas al Gorila Rojo venezolano y se abraza uno a “demócratas” de la talla de Fidel Castro.

Ser patriota, según ZP, consiste en regalarle televisiones a los amiguetes de turno, sin excluir al Imperio. O en adoptar medidas que favorezcan a determinadas empresas, en pleno lío con una OPA, aunque suponga subir el recibo de la luz a todos los españolitos más de 7%, mientras el Ministro de Industria está envuelto en un escándalo de corrupción y no devuelva el dinero ni dimita. Montilla es el más patriota de todos.

Ser patriota, según ZP, consiste en aprobar una Ley educativa que embrutecerá y servirá para adoctrinar aún más, si cabe, a los más pequeños e indefensos. Ser patriota, versión ZP, consiste, pues, en secuestrar el alma de los niños y apartar a las familias del proceso de decisión en cuánto a su educación, que queda en manos del Estado omnipotente. Ser patriota es volver a la asignatura del Espíritu Nacional franquista.

Ser patriota, según ZP, consiste, pues, en anteponer los derechos colectivos a los individuales; en imponer la dictadura de las minorías frente a las mayorías, así como la ideología del socialismo real.

Y criticar a éste iluminado patriota, seguro que es de fachas. El mundo al revés.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris