Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Tinta indeleble   -   Sección:   Opinión

Evo en el paraíso

Richard Yovera
Redacción
martes, 20 de diciembre de 2005, 00:44 h (CET)
En Bolivia ya se canta victoria por la presidencia de Evo Morales, aquel hombre indígena de 43 años, izquierdista, ex congresista que unió a los cocaleros de Bolivia en una fuerza radical que lo llevó hacia su destitución parlamentaria y su posterior candidatura al sillón presidencial.

Pese a un sondeo a boca de urna, Evo gana las elecciones por un 48%, un fenómeno trascendental que se registra por primera vez en el país del altiplano americano. También se registró el mayor número de votantes indígenas en su historia y esto se debe no sólo a su identificación con su virtual presidente sino también a que Morales, siendo un sindicalista de miles de campesinos, tenía ideas claras para la potenciación de la agricultura y no caer en un mal manejo de ciertos narcotraficantes.

Pero los planes de Evo son, más que radicales, una corriente de maduración en el sentido de gobierno. Se sabe que seguirá la relación diplomática con los Estados Unidos, pero que de todas formas verá sus condiciones en caso de una supuesta negociación. Se sabe por ello que en 2002 Washington expresó que suspendería ayudar a Bolivia si Evo llegase a la presidencia.

Se dijo incluso que una parte del financiamiento del Movimiento al Socialismo (MAS) ha sido por parte de Hugo Chávez -presidente venezolano-, que ha mantenido reuniones incluso con Fidel Castro, así como Lula Da Silva de Brasil, como acto de anti-globalización y anti-imperialista, y su lucha con las transnacionales como la compañía española Repsol YPF.

Pero la derecha de Bolivia aceptará a como presidente al líder del MAS siempre y cuando se reserve algunas propuestas durante su campaña, ya que Morales pretende hacer mercado con la mano del pueblo y no con las transnacionales.

Uno de los grandes cambios que Bolivia debe afrontar es, además de la búsqueda de salida hacia el mar, la exportación de su gas. Es la segunda productora más importante del continente y generaría miles de divisas para el desarrollo de casi 8 millones de bolivianos, en su mayoría constituidos por quechuas, aymaras y guaraníes.

De todas maneras una gran parte de la derecha que divide a Bolivia pasaría a ser parte de la oposición boliviana que pretende, si es que Evo Morales se desvía a un régimen ultra izquierdista, salir a las calles en son de protestas, bloqueos y movilizaciones, como en un inicio Morales lo hizo.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris