Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Antes china que catalana

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 19 de diciembre de 2005, 00:28 h (CET)
A una semana de la Navidad y con los grandes centros comerciales haciendo su agosto en pleno Diciembre las gentes de España andan de un lugar a otro cargadas de paquetes y cestas navideñas. Más o menos la misma imagen que viene produciéndose cada año desde que entramos en la era del consumismo a troche y moche con cargo a esas tarjetitas de plástico que a primeros de Enero quedan exhaustas de tanto pasar por la “bacaladera”. Nadie recordamos en estos días que después llegaran los fríos de Enero y tendremos que andar haciendo agujeros nuevos al cinturón de la economía familiar.

Pero estas fiestas navideñas a la hora de ir a comprar las vituallas para las comidas y cenas en familia nos encontramos con una novedad. La crispación política que la derecha más extrema de este país llamado España lanza cada mañana, nada más despuntar el día, sobre todos nosotros se ha trasladado al mundo de los manteles y así vemos como las gentes se preocupan estos días por mirar el Documento Nacional de Identidad de los productos que compran. Parece que la consigna general ha sido “ni un euro para los catalanes”. Incluso, de manera sibilina, en algún centro comercial, Alcampo sin ir más lejos, se han llegado a colocar carteles intentado desviar la venta de cava catalán hacia otro tipo de caldos.

Hasta el periódico Los Ángeles Times se ha hecho eco del polémico boicot a los productos catalanes y hace unos días publicó un artículo sobre el tema en el que explicaba a sus lectores que la campaña estaba dirigida y alimentada por la derecha española más tradicional. También se hablaba en dicho artículo del prendedor de la mecha de esta campaña; Josep Lluis Carod Rovira. Es conocido que al dirigente de Esquerra Republicana le pierde la boca y que es muy aficionado a meter la pata tirando por tierra la política que intentan realizar algunos de sus compañeros, tanto en el Parlamento catalán como en la Carrera de San Jerónimo. Carod Rovira, sin encomendarse a Dios ni al diablo, cogió su mochila y se marchó a Perpinyà para hablar con los asesinos etarras, primera cagada que le costó su puesto en el Gobierno catalán. Después se alegró que no se celebraran en Madrid los Juegos Olímpicos del 2012, segunda cagada que propició las primeras llamadas a boicotear el cava catalán y la guinda fue su “coronación de espinas” en visita oficial a Jerusalén. No se puede ir tirando piedras contra el propio tejado y él se ha ganado a peso ser la bestia negra de ese locutor bajito que cada mañana vocifera desde la cadena de los obispos.

Ahora con la aprobación del proyecto de Estatut por los representantes de la gran mayoría del pueblo catalán la derecha más cerril y recalcitrante ha aprovechado la ocasión para mear fuera de tiesto una vez más y solicitar un nuevo boicot a los productos catalanes. Cuando veo a Mariano Rajoy brindar con cava catalán junto a los empresarios del sector tengo la impresión de estar frente al pirómano que, una vez encendido el fuego, se apunta al cuerpo de bomberos.

Estoy en contra de todos los boicots, incluso de los contra-boicots. Creo que en la mesa no debe mandar nadie y que cada cual, de acuerdo con sus posibilidades, debe consumir aquello que estime pertinente. Pero además los boicots a quien más perjudican es a los trabajadores. A los empresarios catalanes del cava u otros productos, unos euros de menos en la cuenta de resultados no les mermaran su hacienda, al fin y al cabo con despedir a unos cuantos obreros, que seguramente no serán catalanes, cuestión solucionada. Los envases de vidrio del cava se hacen en otras comunidades: Valencia y León especialmente, y los tapones provienen en su mayor parte de Extremadura. Así que ya lo saben en esas regiones cuando lleguen los expedientes de regulación de empleo a quien tienen que presentar sus quejas.

Me gustan los sobaos cantabros, el cocido madrileño, la butifarra, un buen “fino” andaluz, la fabada asturiana, unas buenas migas y también la paella de mi tierra y no le hago ascos a ningún plato de la cocina regional española y todo ello regado con buenos vinos, sean de donde sean. No pienso hacer caso a aquellos que, seguramente, entraran en el nuevo año brindando con champagne, su bolsillo se lo permite, por un 2006 donde la crispación y la mentira cotidiana les haga ganar votos.

Y a todos los crispadores y boicoteadores les recuerdo que esa inmensa bandera que colocan en Madrid en fechas señaladas y la mayoría de las que agitan en sus manos durante las manifestaciones están confeccionadas en Catalunya, ¿también les harán el boicot?, ya que la China atea y comunista todavía no ha aprendido a confeccionarlas. Pero todo se andará y entonces tal vez veamos a Acebes y Zaplana cogidos a la pancarta gritando “antes china que catalana”.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris