Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Política   PP  

Sólo una catarsis evitará al PP caer en el ostracismo

El PP debería mantener sus valores de antaño, eligiendo a un nuevo líder ajeno por completo a sus actuales dirigentes
Miguel Massanet
martes, 12 de junio de 2018, 06:44 h (CET)

Ciertamente es un momento muy complicado para el PP de cuya capacidad de superación y análisis de las causas que lo han llevado a esta situación, va a depender su futuro y, probablemente, el de la nación española. Un congreso en el que todos los actuales dirigentes, probables causantes de la precaria situación del partido de la derecha o centro derecha, como se quiera, sigan pretendiendo recuperar su influencia en la dirección de la formación creada por Fraga Iribarne, está condenado al fracaso y, en consecuencia, a la condena del único partido conservador que sigue existiendo en España a su desaparición o a quedar apeado de los primeros lugares que permiten aspirar a recuperar el gobierno de la nación.


Nos irrita, a los que hemos venido siendo afiliados o simpatizantes del PP el que, cuando se presenta la oportunidad de romper con todos los errores del pasado, de limpiar de personajes impresentables y delincuentes a la cúpula del partido y de intentar volver a los principios, de los que nunca se debieran de haber apartado quienes ostentaron los cargos de dirección durante las pasadas legislaturas, para volver a los valores que siempre fueron los que apoyaron los cientos de miles de sus afiliados y de los millones de simpatizantes que les han venido otorgando sus votos en sus sucesivos enfrentamientos con las izquierdas españolas a las que, desafortunadamente, por un grave error de cálculo de los que formaron el pasado gobierno del PP, han tenido que entregarles el país precisamente en las manos de quienes no han tenido el más mínimo sentido de Estado, cuando han presentado una inoportuna moción de censura que, para salir airosos de ella, se han tenido que aliar hasta con el mismísimo Diablo, sin que ello les haya representado molestia ni repugnancia alguna, cuando han precisado buscar apoyos en los partidos más extremistas del arco parlamentario y con todos aquellos cuyo único propósito ha sido y es conseguir separarse de la nación española o bien convertirla en uno de los satélites del neocomunismo soviético, que ha tenido su mayor representación en los gobiernos del algunos países sudamericanos.


Parece absurdo que, por ejemplo, la señora Sáez de Santamaría, una de las que más ha venido influyendo en la política indecisa y poco eficaz del señor Rajoy en cuanto al espinoso tema catalán, pueda seguir pensando en presentarse como una opción posible de acceder a la presidencia del PP. Su labor en Cataluña no ha podido ser más ineficaz y perniciosa para los intereses de España. Probablemente estaba convencida de que era capaz de convencer a los líderes separatistas catalanes de que, con alguna ayuda económica o promesa de alguna transferencia más, los iba a convencer de que renunciasen a sus aspiraciones independentistas. Hasta el más ignorante en materias políticas sabía que, el señor Puigdemont y todos aquellos que lo han venido apoyando, hasta el mismísimo líder del partido de la oposición, el señor Oriol Junqueras, no iban, después de haber quemado sus naves comprometiéndose a conseguir la independencia de Cataluña, a ceder ante su presunta capacidad negociadora, exponiéndose a ser linchados por un populacho al que ya han conseguido convencer de que: todos los males , pasados y presentes, de los que pueda adolecer Cataluña son, precisamente, debidos a la “explotación” y el “robo” perpetrados por el Estado español sobre los “indefensos” ciudadanos catalanes.


Tampoco, aunque es una verdadera defensora de la oposición a las concesiones que se han venido teniendo ante las exigencias de los extremistas catalanes, la señora Cospedal, debiera de presentarse a una posible elección para liderar el PP, debido a que ha estado demasiado involucrada en un gobierno que ha fracasado como tal en la solución de problemas de tanta enjundia como es el tema catalán, cuyos dirigentes, últimamente, han presentido que tienen posibilidades de sacar tajada del nuevo gobierno socialista, lo mismo que los nacionalistas vascos, encabezados por señores como Esteban o el mismísimo señor Urkullo unos sujetos que ya han dejado ver su verdadera catadura ética y moral cuando, después de conseguir sacar importantes beneficios, para su comunidad, del Gobierno del Estado, no han tenido el menor reparo en actuar al modo de Vellido Dolfos ( hijo de Dolfos Vellido) que no tuvo inconveniente en asesinar alevosamente a Sancho II de Castilla (…cuatro traiciones ha hecho, y con esta serán cinco)traicionando en la moción de censura que apoyó en el Congreso en contra del Gobierno de Rajoy, a aquel mismo con el que, apenas unos días antes, los había comprado, con unos millones de euros para su autonomía, su apoyo a los PGE.


Es obvio que, aunque la propuesta del señor Bauzá de Mallorca buscando encabezar una corriente de liberales, dentro de la propia estructura del PP, es muy interesante y, con toda probabilidad, pudiera tener éxito como un medio de conjuntar ideas y promover la variedad de tendencias que es conveniente que existan dentro de un partido importante para conseguir un equilibrio de actuaciones; lo que hoy es más necesario, si es que el Congreso pretende ser fructífero y sirva para algo más que para que los pasados dirigentes intenten renovar sus cargos para que todo siga igual, sería que se estudien a fondo las causas, las ideas y las filosofías que debieran tenerse en cuenta para que, un partido que llegó a conseguir diez millones de votos y la mayoría absoluta en el parlamento de la nación ahora, según se desprende de las últimas encuestas, se le haya colocado en el cuarto puesto, por detrás del PSOE, Ciudadanos y Podemos. Hay algo que no tiene vuelta de hoja y es que, si no se tiene en cuenta la opinión de los millones de personas que lo han apoyado durante años, es muy posible que el anunciado congreso se quede en un acto irrelevante sólo destinado a contentar a los periodistas que, como se ha visto a partir de la moción de censura, sólo han estado esperando este momento en el que la derecha y el PP se han dado el gran batacazo, permitiendo a la izquierda, que ha estado perdiendo las elecciones durante varios años, ahora, sin necesidad de acudir a las urnas haya conseguido, de un plumazo, deshacerse del PP, de Podemos y, tampoco se puede negar que, de Ciudadanos, a los que les han robado su estrategia dejándolos, como vulgarmente se dice, colgados de la brocha.


De momento y a expensas de que pudieran surgir nuevos candidatos, el único que estimamos que tendría mayores oportunidades, precisamente por no haber pertenecido al gobierno, por su impecable trayectoria al frente de la comunidad gallega, por su moderación y sensatez, por haber sido un excelente administrador haciendo que Galicia sea una de las pocas comunidades que siempre ha conseguido cumplir con los límites que se le han impuesto; hablamos, evidentemente, de don Alberto Núñez Feijoo que, milagrosamente, ha conseguido salir limpio de toda esta serie de casos de corrupción que han conseguido, a fuer de repetitivos e impresentables, convertir la imagen del PP en algo que ha venido a ser un ejemplo de administración corrupta, capaz de escandalizar no sólo a la oposición, sino también a millones de simpatizantes del PP que no nos vemos con fuerzas de repetir emitiendo el voto a su favor si no se produce, inmediatamente y sin más retraso, una catarsis que revuelva todo el emponzoñamiento que, hoy en día, ha ido llenando de vergüenza y descrédito a un partido que, si en algo destacaba, era en la honestidad de las furas que lo han estado presidiendo durante años, hasta que llegó el momento en el que la vigilancia sobre lo que ocurría debajo de las apariencias de legalidad no fue suficiente para impedir la corrupción ( y aquí no se puede excluir a Mariano Rajoy que, aun siendo, como es, una persona íntegra, pecó de confiado y de poco diligente en la vigilancia sobre aquellos que se valieron de él para hacer su propio agosto).


No quisiéramos, como ha sucedido con los informes que tuvieron en Madrid de la verdadera situación del problema catalán, equivocados y completamente ajenos a una realidad que se pintaba en ellos; que los informes que manejen en Génova sobre lo que están pensando los actuales miembros del PP y de aquellos otros que lo fuimos hasta que la decepción, ante tantas equivocaciones y corrupción, nos hicieron desistir de continuar apoyándolo; impidieran a los congresistas del Partido Popular, valorar la realidad de muchos millones de ex simpatizantes del partido y reconocer las causas, evidentes y sumamente claras, por las que tantos votantes han decidido abstenerse, votar a Ciudadanos o mantener en un stand by a la espera de lo que vaya ocurriendo en el mundo de la política por si, alguno de los pocos partidos de derechas que siguen sobreviviendo a duras penas, consigue un apoyo lo suficientemente interesante para que, muchos de los que abandonamos el PP, podamos volver a ilusionarnos con un proyecto que nos merezca confianza y, a la vez, sea capaz de infundir en la ciudadanía española la ilusión que, desgraciadamente, los miembros del ejecutivo y el propio presidente del PP dejaron de provocar.


No es un tema baladí ni, simplemente, algo de lo que hablar para, al día siguiente, dejar de preocuparse de ello. El actual gobierno del señor P.Sánchez no es más que un placebo. Lo ha pergeñado para dar la sensación de que todo está controlado y que sus integrantes van a ser capaces de cumplir sus objetivos con unos presupuestos que no son los suyos, contra los que votaron y que todavía siguen en la cuerda floja, pendientes de que aquellos que, como Podemos, cuando vuelvan los PGE del Senado al Congreso de diputados, pudieran decidirse, como castigo a no haber recibido las compensaciones que el señor Sánchez seguramente les ofreció a cambio de sus votos, poner obstáculos a su aprobación. Pretende el señor Sánchez reproducir, en el actual gobierno, la vieja táctica de “policía bueno” y “policía malo”, con el objeto de que aquellas resoluciones que, su minoría en el Congreso, no pueda sacar adelante al no obtener de la oposición los votos necesarios, el fracaso lo pueda achacar a la “intransigencia de la derecha” y los desacuerdos que se puedan producir entre sus propios ministros, como excusa para no decidirse en un sentido u otro con el fin evidente de pasar el tiempo que le queda de legislatura aparentando no haber podido cumplir sus promesas debido a la insuficiencia de escaños que se lo han impedido.


Naturalmente, les va a prometer a los futuros electores que, si consiguiese ganar las elecciones con el número suficiente de votos, le sería posible atender a todas sus propuestas sociales, (aunque ello signifique aumentar los impuestos o limitar los derechos a la propiedad privada) que ahora le ha sido imposible cumplir al no tener mayoría suficiente. O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, estamos viendo con gran preocupación cómo, la astucia innegable de este líder socialista, lo está enmarañando todo para conseguir salvar, al frente de un gobierno que va a poder hacer muy poco pero que va a intentar conseguir que, utilizando a sus ministros, llevar a cabo una campaña incesante de desacreditación de la oposición, a la que va a acusar de hacer una política obstruccionista que no le ha permitido conseguir, para España, aquellos logros que él había propuesto en sus planes. ¡Y habrá, señores, muchos que muerdan el anzuelo porque, en eso de la propaganda, no hay nadie que los supere!

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Pedro Sánchez y el sexo de otro Sánchez, "el Lute"

La Sesión del Pleno del Congreso de los Diputados número 162 fue atípica

Más dinero para Sanidad

Eliminación del copago, cubrir las bajas de médicos rápidamente, contratación de más médicos y personal sanitario es lo que se necesita ya y hablo de España

Toques exigentes

La magia de los toques exigentes hay que desearla; pero sobre todo practicarla

La navidad de los sesenta

Es saludable recordar viejos tiempos

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris