Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El espectador  

ETA se burla de Zapatero

Jorge Hernández

lunes, 19 de diciembre de 2005, 00:28 h (CET)
Titular de ‘El País’ del miércoles día 7 de diciembre de 2005: «ETA hace estallar cinco bombas de escasa potencia. La banda empaña el Día de la Constitución. Zapatero confía en que haya ‘avances hacia la paz’ en esta legislatura». Titular de ‘El País’ del martes 7 de diciembre de 2004: «ETA empaña el Día de la Constitución con siete bombas de escasa potencia. Zapatero afirma que el único destino de la banda es el abandono de las armas». Hay evolución. Ya lo creo que sí, pero siniestra. La diferencia fundamental es que hoy los socios de ZP convocan a sus bases para que arranquen páginas de la Constitución, rocían con gasolina emisoras de radio mientras el Gobierno negocia abiertamente con los terroristas arrodillando al Parlamento soberano de la nación. Esto es lo verdaderamente grave.

Zapatero afirma que el único destino de la banda es el abandono de las armas». Hay evolución. Ya lo creo que sí, pero siniestra. La diferencia fundamental es que hoy los socios de ZP convocan a sus bases para que arranquen páginas de la Constitución, rocían con gasolina emisoras de radio mientras el Gobierno negocia abiertamente con los terroristas arrodillando al Parlamento soberano de la nación. Esto es lo verdaderamente grave.

Zapatero suele sonreír como en él es habitual cuando se habla del fin del terrorismo. Ahora bien, hablar de paz no deja de ser una estúpida entelequia. Porque yo desconocía sinceramente hasta ahora que en una parte de España hubiera declarada una guerra.

Por eso no es nueva la desvergonzada manipulación electoral del terrorismo que durante todo este tiempo lleva haciendo el Partido Socialista. Por supuesto que el terrorismo es y debe ser un asunto electoral. Quizá no haya otro asunto que permita observar a qué conduce la desaparición de la política. El terrorismo, por otro lado, interpela de manera constante a la sociedad y no hay otra pregunta política más importante en España, a pesar de que los inquisidores nacionalistas se empeñen en desviar la atención del asunto mollar. Pero lo último que debe hacer un partido es pedir el voto ofreciendo a sus votantes el final del terrorismo. En el mejor de los casos la oferta es una pútrida ilusión y en el peor, como es el caso, una absoluta rendición. Pero como el Gobierno de Zapatero ya ha demostrado a la opinión pública que la cobardía y la sumisión es el nuevo espíritu de la letra de la política internacional, a nadie debería sorprenderle ya ningún acto de este nuestro presidente visionario.

Hay algo más en las hirientes palabras de Zapatero. La paz. Un eslogan fácil igual que aquel que colocábamos en los murales en el colegio cuando éramos pequeños. Es, además, la enésima confirmación de que el ansia infinita de paz explica mejor que nada por qué llegó al Gobierno y cómo
piensa mantenerse en él. Y si no se consigue, no pasa nada, total, la
culpa será del PP, como casi siempre.
Pero dejar caer la palabra paz no es cualquier cosa que pueda reducirse a un eslogan. Decir paz es decir que hay una guerra en la que alguna de las partes debe rendirse. No. Es cierto que lo contrario de la guerra es la paz.

Pero lo contrario del terrorismo no es la paz. Es la ley, señor Zapatero. Y por lo tanto, como es lógico, si hay error en el diagnóstico es imposible que haya acierto en la solución.

Noticias relacionadas

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.

Proverbio árabe

Podemos lleva cuatro años atacado furibundamente por todos

La lista electoral como arma

​En el momento político actual, parece que en algunos partidos está ocurriendo lo mismo: La facultad-arma de hacer listas electorales condiciona todo

Torra burlándose del Gobierno, la Junta electoral y España. ¡Cáspita!

El señor P.Sánchez y su gobierno, con la señora Celaá de encubridora oficial de chanchullos, no han hecho, hacen ni harán nada para parar al independentismo del señor Torra. Tienen demasiado que perder
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris