Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Color púrpura   -   Sección:   Opinión

Ya llega

Macarena López

domingo, 18 de diciembre de 2005, 04:35 h (CET)
En la famosa película de fenómenos extraños se decía: Ya están aquí (con un tono así impactante para que al acordarnos nos diera un poquito de miedo). El caso es que hay algo que está llegando, que va a pisar tierra muy pronto, en varías semanas. No estoy hablando de Los 4400, ni del estreno de King Kong, ni de la Cumbre de los Fondos Europeos, ni de la Navidad...más que nada porque todo eso ya está aquí, sino que hablo de la Ley Antitabaco. Es curiosa la actitud humana cuando se nos está prohibiendo algo. Es una conclusión a la que habremos llegado más de uno y más de dos seguramente: fumo, me afecta, toso, voy a coger cáncer seguramente, pero no lo dejo. Avanzamos y decimos: llega Zapatero, se instala en el poder, comienza a sacar leyes, sigo fumando, pero me dice que ya mismo no podré hacerlo en sitios públicos....¡uy qué mal me siento! ¡ay que ver el mal que me está haciendo la porquería esta!, tengo que dejar de fumar.

El problema es que parece que los conceptos no se tienen demasiado claros, y es que hay muchos encuestados que dicen: ¿ZP quiere que deje de fumar?, vale, pero que me pague el tratamiento. Como si el ‘presi’ incitase a los vicios. El del caso contrario diría para defenderse: claro, pero es que al tabaco le echan compuestos que producen adicción. Y yo te digo: como si no lo supieses ya....

Hay cosas que en esta época ya no pegan y muchos coincidimos en lo mismo: el que fuma es porque quiere y porque le gusta. Pero el tema es que esta ley está produciendo quebraderos de cabeza para los fumadores y los costes para quitarse del vicio están ascendiendo demasiado. La media de gasto para aquellos fumadores que pretenden dejarlo con el método del ‘parche’ se dejarán unos 150 euros en solo tres cajas. ¿Más datos?: los chicles de nicotina ayudan a dejarlo cuando se fuma menos de una cajetilla, pero cada caja suele rondar los 18 euros. Y mejor no hablemos de tratamientos alternativos que existirán y que probablemente superen los de las tres cajas de parchecitos.

El problema está superando a la población fumadora que ahora se ve obligada o casi obligada a luchar contra el cigarrillo, aunque hay que decir, por si sirve de consuelo, que 7 de cada 10 españoles dicen que la ley no valdrá para nada y generalmente dará igual y se incumplirá. Con esto ya vamos teniendo idea del caso que le hacemos aquí a las normas, y también del esfuerzo que hace el Gobierno para hacerse obedecer (menos talante y más rigidez). Pero en fin, tratamientos caros, unidos a la falta de voluntad, ¿qué les queda?: una televisión nacional en esta semana emitirá un programa con el nombre DEJAR DE FUMAR ES FÁCIL. Y esperaremos resultados.

Al final el estar a favor o en contra de la ley no tiene porque impedir hacer juicios como que es una norma un tanto absurda en estos momentos, no traerá más que problemas, enfrentamientos entre los dueños de los pequeños locales con algunos de sus clientes que no podrán hacer división entre fumadores y no fumadores. Así que mejor sería hacer leyes prioritarias que quitasen verdaderos problemas sociales, pero parece ser que el acoso escolar, las bandas organizadas y los malos tratos no son suficiente.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris