Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Julián Marías: geometría sentimental

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
sábado, 17 de diciembre de 2005, 02:02 h (CET)
La terminación de una vida siempre tiene un realce significativo. Por más que las diferencias asoman enseguida, unas transcurrieron de forma anómica y rutinaria, otras conllevan la cálida proximidad de sus íntimos; pero hay otras que ejercieron una mayor labor de estudio, de comunicación y de apertura de horizontes para el resto de las personas. Al acabarse la vida también serán distintos los significados y la repercusión.

Acaba de fallecer Don Julián Marías, con una vida entregada a la reflexión, incansable labor de comunicación y testimonio, así como una clara honradez intelectual en épocas muy conflictivas. Sus libros y artículos constituyen eslabones cruciales para entender los diferentes aspectos sociales; para comprendernos mejor a nosotros mismos.

Esscribió sobre una de las pérdidas más graves que sufríamos y me da la impresión que continuamos padeciendo, "la perdida de la espontaneidad; es decir, de la libertad, intensidad, la calidad y el sabor de la vida". Todo muy fiscalizado por un entramado social que esconde sus premisas, enmascara sus verdaderas intenciones. En parte por candidez, y en parte por dejación, o las dos cosas juntas; vamos abocando a una frustración y pasividad nada estimulante, pero muy visible en la actualidad.

Me parecen entrañables sus alegatos para denunciar la corrupción de los mayores, se trata de esa renuncia progresiva y de instauración lenta, por parte de padres, profesores e intelectuales, para testificar y propagar con valentía aquellas cosas estimadas como importantes. Escribe a este respecto: "Los jóvenes son los más afectados porque se les hurta en su plena eficacia el instrumento capital de su herencia histórica, que es lo que distingue al hombre del animal".

Lo vemos en gran cantidad de situaciones actuales, no hay una exposición nítida de lo que pensamos sobre la enseñanza, la violencia, la sanidad, la economía, las drogas. Parece que nos va más el batiburrillo de una mezcolanza indigerible. Ante ese borrón, no se atisba el horizonte adecuado.

Quiero reflejar otra de sus ideas, "La medida de la libertad", sobre posibilidades reales, prohibiciones, intolerancias y agresiones, en todo lo referente a las personas de diferente pelaje o condición. Dice por ejemplo: " El verdadero genocidio, y en gran escala, es precisamente aquella organización política, social y económica que impide nacer o vivir a los millones de personas que de otro modo podrían nacer, vivir y, encima, ser libres". ¿Qué les parece? Cada día veo más actuales estas palabras y orientaciones.

Evidentemente, todo esto sobra en el caso de permanecer indolentes ante cualquier tipo de pensamiento. Si entendemos eso de la tolerancia a todo, porque todo tiene el mismo significado, acabemos, no hay materia de discusión.

Julián Marías reverdeció un viejo concepto de su admirado Ortega y Gasset, se trata de la llamada "Geometría Sentimental". La considera una menudencia, como parte de las excentricidades del alma, pero tiene un calado francamente radical para entender los sentimientos humanos.

Esta geometría sentimental viene a plasmar, a consolidar, las vivencias humanas relacionadas con los elementos externos al hombre. Vivencias que confieren un sentido especial a unos edificios abandonados -pueblos sumergidos-, unos paisajes, una habitación, en algún momento relacionados con nosotros. Vienen a ser unas "formas geométricas" que retratan un reflejo de diversas actuaciones humanas, momentos y relaciones con diverso grado de intimidad.

Cada pueblo y cada persona establece de forma continuada relaciones con este cariz. De ahí, el significado diferente según el protagonista; no será lo mismo un edificio, un árbol o una decoración, según la vida desarrollada en su entorno. Mas, no se trata de un producto objetivo, medible, ni manipulable; es el auténtico sentimiento surgido de esos eventos relacionales entre las personas y la morfología del entorno.

Como es fácil apreciar, el latido subyacente en los pensamientos referidos gira en torno a una vida protagonista. No se trata de criticar o calificar a cada persona en la percepción de esos sentimientos, sino de una aportación permanente y enriquecedora. De forma más simple, acudir al hecho vital sin demasiadas cortapisas teóricas, con mayor libertad y espontaneidad. No se plantean aún los contrarios, es una fase plenamente positiva.

Con el apagamiento, durante los últimos años, de la actividad intelectual y comunicadora de Julián Marías, ya se originó un hueco lamentable en el panorama de escritos y pensamientos estimulantes. Su muerte representa un eslabón que debiera convertirse en provocación, en acicate de una razón cada vez menos próxima a los horizontes vitales, a los proyectos de felicidad y concordia.

Ahora se presenta todo como público y transparente, se presenta, nos engañan con ese mensaje. Aunque nos enmascaran que todo lo público ha de nacer de las entrañas mismas de las personas, una por una. Como podemos facilmente colegir, no se trata de negar la importancia de lo público, sino del menosprecio por las actitudes y sentimientos privados.

Finalizo este sentido recuerdo por Don Julián, con sus palabras: "Lo privado tiene una realidad superior que hay que tomar en cuenta, si se quiere evitar una gigantesca falsificación que amenaza al mundo en que vivimos".

Descanse en paz.
Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris