Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los leones y los días   -   Sección:   Opinión

La heredera de Lagos

Sergio González García

jueves, 15 de diciembre de 2005, 23:56 h (CET)
El pasado domingo se celebró la primera vuelta de las elecciones presidenciales en uno de los países más estables de toda la región andina. Chile vio como se presentaban cuatro candidatos a jefe de estado, que, representaban tendencias antagónicas y conseguían establecer vínculos con todos los fragmentos sociales. La máxima exponente del oficialismo chileno, aquél que tuvo su origen en el social-comunista Salvador Allende, tenía como cara visible a la ex Ministra de Sanidad y Defensa del último gobierno de Ricardo Lagos, la centrista Michelle Bachelet. Ésta, que contó con el apoyo de un fuerte conglomerado político, Concertación Nacional (CN), pudo revalidar la victoria obtenida en 2001 por el propio Lagos, tras obtener el 45 por ciento de los sufragios, varios puntos menos de los logrados por su antecesor en el cargo.

El segundo de los contendientes era el empresario liberal, Sebastián Piñera, que ya en los ochenta luchó contra la dictadura del general Augusto Pinochet, hecho que le valió la fuerte animadversión de muchos de los sectores derechistas que siguen copando las altas instituciones de la sociedad chilena. Ante la sorpresa de muchos, fue el que consiguió una bolsa de votos mayor, arrasando entre el electorado centrista, que le dio su apoyo hasta alcanzar el 26 por ciento de las papeletas. Frente a éste se situaba el sucesor del “pinochetismo” y ex Alcalde de Montevideo, Joaquín Lavín, miembro de la Unión Demócrata Independiente (UDI), que vio como sólo recababa el 23 por ciento de los votos, quedando nuevamente como un eterno segundón y aspirante permanente al Palacio de la Moneda, su ansiado sueño durante muchos años, como ya ocurriera al reconocer su derrota en 2001.

Por último, el cuarto en discordia, el líder de la coalición Juntos Podemos Más, Tomás Hirsch, quien no vio colmadas sus aspiraciones de alcanzar los dos dígitos en el recuento electoral, y se tuvo que conformar con obtener el 5 por ciento de los sufragios emitidos en las urnas electorales, hecho muy criticado dentro de su partido, que agrupa a tendencias muy variadas, empezando por el comunismo seguidor de Fidel Castro y terminando por los nuevos ecologistas.

Ante esta situación habrá que esperar hasta el 15 de enero de 2006 para que se dé lugar la segunda vuelta, en la que serán dos los candidatos a alcanzar el liderazgo del moderado estado sudamericano. Por una parte, una mujer que ha conseguido romper con la rutina típica y los tradicionales machismos propios de esta población. Michelle Bachelet no va a contar en esta confrontación con el apoyo del radical Hirsch, quien no confía en el progresismo de la candidata y ha apostado decididamente por un voto nulo de protesta contra la clase política y su fuerte conservadurismo. Por la otra, el dueño de la compañía aérea, Lan Chile, y de la cadena televisiva, Chilevisión, y miembro de la formación Renovación Nacional (RN), Sebastián Piñera, quien ante este envite tiene de su lado al propio Lavín. Ante esta tesitura, el segundo “round” va a tomar progresivamente un cariz más agresivo.

La publicación del Estudio General de Medios (EGM) deparó una mínima bajada para la emisora de radio más escuchada en todo el estado, la cadena SER. Ante las sospechas de que sería Carles Francino quien acusaría una mayor disminución de los oyentes, ciento sesenta y cuatro mil espectadores, como consecuencia de la salida del todopoderoso Iñaki Gabilondo, finalmente no fue así, ya que el “incendiario” Federico Jiménez Losantos vio como su audiencia potencial decrecía en treinta y cinco mil radioyentes. El tercero en discordia, el director del programa matinal “Herrera en la Onda”, Carlos Herrera, también sufrió un fuerte descalabro al perder sesenta y tres mil radioyentes, agravando aún más la sangría de espectadores de la cadena de radio de la editorial Planeta.

Por la tarde, la situación seguía siendo muy parecida a la coyuntura surgida de la segunda oleada, con un dominio inconmensurable del programa de Gemma Nierga, sustituida temporalmente por Mamen Mendizábal, “La Ventana”, que era escuchado por setecientos cuarenta mil espectadores, doblando a sus competidores directos en esa franja horaria, “La Tarde” de Cristina García, el programa del dúo cómico “Gomaespuma” y “El Tranvía” de Olga Viza. En la franja nocturna, el programa de debate político de la cadena progresista, “Hora 25”, encabezado por Carlos Llamas, revalida su liderato al lograr una audiencia de más de un millón cien mil espectadores, superando a sus rivales, “La Linterna” del historiador César Vidal, que logra setecientos mil radioyentes, y “La Brújula” de Carlos Alsina, quien obtiene trescientos cincuenta mil seguidores. El espacio deportivo radiofónico sigue dominado por el eterno líder, José Ramón de la Morena, quien alcanza el millón trescientos mil oyentes, muy por encima de su rival directo, José Antonio Abellán, que obtiene el medio millón de espectadores.

Los fines de semana no rompen con la tónica seguida el resto de los días, puesto que el programa matinal de la cadena del grupo PRISA, “A vivir que son dos días” dirigido por la ex presentador de Informativos Telecinco, Ángels Barceló, que mantiene el nivel dejado por su antecesor, Fernando Delgado, y logra una media de un millón y medio de oyentes. Al igual que ocurre con uno de los programas decanos de la radio española, “Carrusel deportivo”, que mantiene unos altos índices de audiencia, con más de dos millones de personas que lo escuchan.

En términos generales, se mantiene el fuerte dominio de todos los espacios de la cadena líder de la radio nacional, con casi cinco millones de espectadores, frente a los poco más de dos millones de su competidora directa, la Cadena COPE. En tercer lugar, en términos generales se sitúa Onda Cero, quien ve reducir su cuota de radioyentes de manera peligrosa hasta rozar los dos millones de oyentes. Posteriormente, se encuentra la pública Radio Nacional de España (RNE), que, desde hace poco tiempo, ha vuelto al actual sistema de medición, considerado el más fiable por los analistas. Ésta que tiene como principales bastiones los espacios dirigidos por Julio César Iglesias, Olga Viza y Fermín Bocos, ha merecido una cifra exitosa de millón y medio de espectadores. Por último, aparece la radio de Vocento, Punto Radio, que ha alcanzado poco más de medio millón de radioyentes, gracias a sus principales emblemas: el espacio “Protagonistas” de Luis del Olmo, y el programa dirigido por Concha García Campoy.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris