Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   A bocajarro   -   Sección:  

Competición de riesgo

Antonio Valimaña
Redacción
miércoles, 14 de diciembre de 2005, 23:08 h (CET)
Tal y como apuntó Miguel Ángel Lotina el pasado domingo en la sala de prensa del estadio Manuel Ruiz de Lopera: “el problema del Betis está clarísimo que es la Champions”. Esto lo dice alguien que ya vivió esta experiencia hace dos temporadas cuando el Celta, conjunto que entrenaba por aquel entonces, pasó de verse en la máxima competición continental de clubes a dar con sus huesos en la Segunda División esa misma temporada.

Es por ello por lo que el actual técnico espanyolista conoce las razones de la actual situación del club de Heliópolis. Aunque, eso sí, todas las situaciones no son semejantes, pues el propio Celta salvó la primera ronda de la Champions, mientras que el Betis se ha quedado en tierra. Lotina fue destituido y Serra Ferrer de momento no. Como ven, todas las historias no son calcadas aunque el fin pueda ser idéntico… o tal vez no.

Un cúmulo de inconvenientes
A nadie le resulta extraño que el hecho de participar en la Champions sugiere para un club poseer una buena plantilla, que no sólo un buen once inicial. Esto es una verdad universal si se pretenden afrontar diferentes competiciones de enjundia. De no ser así, se está jugando clarísimamente con fuego. Se juega con fuego por el simple hecho de contar de manera exclusiva con tan sólo once, doce o trece jugadores denominados “competitivos” al cien por cien, puesto que la temporada es larga y agitada, y el rendimiento exigido debe ser máximo. Pero peor aún es que se dé el caso, como sucede en esta ocasión, que a fines del presente ejercicio se dispute la Copa del Mundo de Naciones.
Además deben tenerse en cuenta las sanciones y las lesiones que acontecen durante todo el año futbolístico. Todo ello afecta, y mucho, a un club, por lo que partir con una buena base estructural tiene una buena parte de culpa en el resultado final. El resto corre a cargo de la Diosa Fortuna y de otra serie de alicientes.

Período de reacción
A pesar de que lo idóneo es mantener un nivel óptimo durante toda la temporada, en algunas ocasiones esto no se puede alcanzar. En este supuesto caso más vale atenerse a las consecuencias, identificarse con la realidad y afrontar el nuevo y quizás inesperado reto
ç que salir a verlas venir. Para ello está la unión del vestuario, el apoyo incondicional de la afición y, nuevamente, la ayuda de la tan reclamada Diosa Fortuna. También, y porqué no, queda la opción del mercado de invierno y la respuesta de la cantera. Opciones hay y suficiente tiempo queda. Aún es posible.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris