Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Sorteo equilibrado

Antonio Valencia
Antonio Valencia
martes, 13 de diciembre de 2005, 23:03 h (CET)
Como lo prometido es deuda, aquí llega el análisis de lo sucedido el pasado viernes en la ciudad alemana de Leipzig, esto es, el sorteo de los grupos que conformarán la fase final del Campeonato del Mundo de Fútbol.

En primer lugar cabe destacar que la apuesta de FIFA por equilibrar los grupos salió, en general, bastante bien, aunque hubo dos notas discordantes: el "grupo de la muerte" (Argentina, Serbia, Holanda y Costa de Marfil) y lo que, por oposición, debería llamarse el "grupo de la vida" (México, Portugal, Angola e Irán).

El resto de grupos dejan un pronóstico más o menos claro a favor de los dos equipos europeos que integran cada uno de ellos, excepción hecha del grupo de Brasil, donde Croacia es el único representante del Viejo Continente, pero las cábalas anteriores son igualmente válidas y el combinado ajedrezado debería acompañar, salvo mayúscula sorpresa, a los canarinhos a los octavos de final.

El grupo de España no es una excepción; es más, es el prototipo de grupo mundialista: dos equipos europeos y dos combinados de lo que FIFA llamaría "zonas emergentes", en este caso un africano (Túnez) y un asiático (Arabia Saudita). Por mucho que ambos sean relativos veteranos en los mundiales, Ucrania y España se jugarán casi con toda probabilidad la primera plaza, bien en su enfrentamiento directo, bien por diferencia de goles, ya que por lo visto en anteriores citas el fútbol europeo está a años luz del de estas dos selecciones.

Eso sí, una vez se llega a las eliminatorias la cosa se empieza a complicar: España se cruzará con el segundo del grupo de Francia, a la que acompañan Suiza, Togo y Corea del Sur. Si España y Francia son campeonas de grupo, el cruce será asequible y podremos plantarnos en cuartos (eliminatoria maldita por antonomasia para la selección española), donde, si se cumple la lógica, nos esperaría Brasil. ¿Jugar como nunca y perder como siempre? Llegar hasta aquí sería cumplir, caer antes un fracaso y superar esta ronda un éxito, amén de cumplir el objetivo marcado por el propio Luis: "Si no llegamos a semifinales, me voy". Esperemos que no se tenga que ir

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris