Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Las cifras de la guerra de Irak

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
miércoles, 14 de diciembre de 2005, 00:10 h (CET)
Después del inicio de la guerra de Irak hace ya casi tres años, ayer Bush reconoció que han muerto 30.000 iraquíes, lo que significa que al menos han muerto el doble, si tenemos en cuenta que este hombre es un mentiroso compulsivo, entre muchos otros adjetivos.

Otro que le vendría bien sería el de asesino, ya que la mayoría de esos muertos eran civiles a los que según dice Bush, se les quiere proteger instaurando con sangre la democracia en Irak. Pero no basta con matar, además hay que torturar y humillar para que la faena sea redonda, como vienen demostrando distintos militares americanos.

Lo grave de este asunto, en medio de la polémica suscitada por los presuntos vuelos por media Europa de la CIA con presos torturados, es que Bush está reconociendo que han matado a toda esa gente. Reconoce muertos y sigue sin demostrar el motivo por el cual se disparo la primera bala de la guerra, las ya conocidas como “armas de destrucción masiva” que tres años después siguen sin aparecer.

Ahora hay otra cortina de humo, Estados Unidos busca la democracia en Irak y ejerce de líder mundial, siempre que haya petróleo de por medio por supuesto, y quiere la paz para el pueblo de Irak. Le importa un carajo el hambre en África o la inseguridad que sufren en su propio país, la cuestión es estar metidos en cuantos más líos mejor, buscando mayor reputación para él, Bush, el nuevo superhéroe mundial de este siglo.

Por fortuna para todos, Bush no podrá presentarse a las próximas elecciones al haber cumplido ocho años de impunidad absoluta. Esperemos que haga una obra de buena voluntad, quizás la primera de su vida, en estas Navidades y le regale a los iraquíes la paz sin necesidad de enseñarles la pólvora. Que deje de meter las narices donde no le llaman y sobretodo, que se haga justicia. Tras una guerra en la que han muerto tantas personas a manos de un nuevo dictador como Bush. Alguien debería llevarlo ante un tribunal para que justifique su locura, después de haber declarado las cifras de esta guerra y quedarse tan tranquilo.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris