Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Cine
Etiquetas:   Crítica de cine  

'La cosecha de hielo': Navidad, negra Navidad

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
miércoles, 8 de febrero de 2006, 23:07 h (CET)
Los amantes del cine negro estamos de enhorabuena. Si hace unas semanas Shane Black nos entusiasmaba con su fresco noir posmoderno y autoconsciente, Kiss Kiss, Bang Bang, ahora Harold Ramis, célebre por sus comedias palomiteras (El Club de los Chalados, Mis Dobles mi Mujer y Yo, Una Terapia Peligrosa, Al Diablo con el Diablo), nos deleita con su mejor película desde la magistral Atrapado en el Tiempo.

El cambio de registro de Ramis resulta sorprendente, no tanto porque el guionista de Los Cazafantasmas y Desmadre a la Americana decida, en contra de toda inercia estilística, demostrar que su talento no entiende de géneros, sino por los gratos resultados de una razia más arriesgada de lo que parece por un reino ajeno.

Tanto por su sobria puesta en escena como por la solidez de su guión, podemos concebir La Cosecha de Hielo como una respuesta de corte clásico a la propuesta transgresora de Shane Black. Esta impronta ética y formal, permeable a pesar de su respeto por la tradición a una manera harto moderna de entender el humor negro, emana en parte de uno de los autores del libreto, que no es otro que Robert Benton, creador cuyas aproximaciones al noir crepuscular siempre han resultado estimulantes (como guionista en Bonnie and Clyde, como director en el remake de El Cartero Siempre Llama dos Veces o Al Caer el Sol), y que presenta una tendencia acusada a mantenerse fiel a su estilo caiga quien caiga, incluso él mismo (recordemos, por ejemplo, la escasa repercusión de La Mancha Humana, con todo, un interesantísimo film)

La Cosecha de Hielo recoge las mejores simientes de ambos autores. Por un lado, el fino olfato de Harold Ramis para construir escenas hilarantes (inolvidable el momento en el que John Cusack trata de hacer que vuelva a su lugar uno de los testículos de Oliver Platt después de que éste reciba una soberana paliza), y por otro, el sentido de la narración contenido, atmosférico, y siempre elegante del Benton guionista. Decisiones como la de situar la trama en un lugar tan aparentemente poco peliculero como Wichita Falls, y además, en plena nochebuena, contribuyen de un modo decisivo a enriquecer el relato, ya de por sí pródigo en matices gracias a la puntillosa cartografía psicológica de sus personajes.

Por si todo lo anterior no fuera suficiente para hacerle el vacío a supuestas fantasías para niños (y adultos) sin imaginación, todos los actores se encuentran en un estado muy próximo a la excelencia, desde su protagonista, un John Cusack impecable como picapleitos cobarde, atribulado y enamoradizo, la Femme Fatale, esa convincente Connie Nielsen de perturbadora sensualidad y más perturbadoras intenciones, o el capo mafioso de la función, Randy Quaid, tan efectivo en su brevísimo papel como desmejorado en la vida real. Eso por no hablar de Billy Bob Thornton y Oliver Platt, insuperables en la recreación de un gangster de medio pelo cínico y traicionero de un lado, y de un borrachuzas plomizo pero a la postre simpático de otro.

La única pega que se le podría poner a este balsámico ejercicio de estilo es que su respeto reverencial por las obras que toma como modelo trasluce por momentos el andamiaje estructural del conjunto. Ahora bien, a diferencia de lo que ocurre con otros productos menos refinados, esa diafanidad narrativa no responde a un afán frustrado por sorprender al espectador ni a una sequía de ideas disfrazada de homenaje, sino por el contrario, a una seguridad de planteamientos muy inusual en el celuloide contemporáneo. Sólo por eso, pero también por mucho más, el hielo de esta cosecha cuajará hondo en la memoria cinéfila de los que fumamos por culpa de Humphrey Bogart.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote clausuró su octava edición con casi 1.700 asistentes

'La imagen que te faltaba', de Donal Foreman, obtuvo el Premio a Mejor Película, tras una innovadora deliberación pública

La película 'Le temps des égarés' de Virginie Sauveur gana el Premio a Mejor Película en el Zoom Festival

Attila Szász obtiene el Premio a Mejor Dirección por 'Örök tél'

Steve McQueen presenta en la Academia su última película, 'Viudas'

Con Viola Davis, Cynthia Erivo, Michelle Rodríguez y Elizabeth Debicki

El cineasta Jörg Schmidt-Reitwein recibirá el Premio Honorífico en la Muestra de Cine de Lanzarote

Del 22 de noviembre al 1 de diciembre se podrán ver 24 películas repartidas en cuatro secciones

'El desentierro', de Nacho Ruipérez, triunfa en los Premios del Audiovisual Valenciano

Obtiene seis galardones, entre ellos el de ‘Mejor película’ y ‘Mejor director’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris