Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El arte de la política argentina

Francisco Belvedere
Redacción
domingo, 11 de diciembre de 2005, 08:06 h (CET)
La historia del mundo está hecha de traiciones y venganzas. El hombre, desde la era Romana con la disputa entre Julio César y Pompeyo, no ha cesado en su afán de poder y conquista, mas allá de cualquier escrúpulo o remordimiento.

En nuestros días vemos con incredulidad hechos o sucesos inherentes al ser humano creyendo que estos acontecimientos son propios de nuestro tiempo y se deben a la falta de tal o cual virtud que el hombre poseía en el pasado.

Lamentablemente, nada de eso es cierto. El hombre siempre estableció como primera regla su supervivencia, luego una vez asegurada la misma la conquista de otros espacios de poder que le brinden confort y algunos -los más arriesgados- la conquista de la supremacía que los posicione en la historia del mundo, sin muchas veces respetar las reglas mínimas de la convivencia.

Es por ello que no nos tendría que sorprender la admirable relación entre el ex presidente Ménem y su vice Duahlde o, tal vez, la conversión del presidente Kirchner con su padrino político y mentor el doctor Duhalde, quien se convirtió por las malas artes de la política en 'Marlon Brando'. Mucho peor es lo acontecido con un famoso y mediático médico, quien en la ultima elección y con total desparpajo se cambió de partido una vez electo por otro.

Algunos recordarán además que Borocotó había llegado a la legislatura hace cinco años. Participó del frustrado intento de Domingo Cavallo de alzarse con el gobierno porteño en aquella elección que ganó Aníbal Ibarra. Borocotó había aterrizado desde ciertas simpatías menemistas. En 2003 Borocotó renovó mandato, migrado del cavallismo hacia Macri. Hijo de un padre ilustre, don Ricardo Lorenzo, fundador del apodo Borocotó, uruguayo de nacimiento, periodista deportivo de leyenda y alto vuelo, autor teatral y guionista de cine.

Un título universitario: médico pediatra, experimentado en el viejo Hospital de Niños y en su consultorio de Villa del Parque. Y una larga trayectoria en el periodismo deportivo y científico. Excesiva televisión, radio y revistas, una cara conocida como se dice.

Este hecho, como el de postularse y no asumir una vez ganada la elección, para que asuma un suplente previamente acordado, significa una traición al electorado en su fe en el sistema republicano y democrático y en la confianza depositada en las promesas del supuesto futuro legislador.

Ninguna de mis afirmaciones significan un aval hacia cualquiera de los políticos referidos en esta nota, sino un recordatorio de que aún duerme el sueño de las justos, la prometida y nunca tratada reforma política, a la cual habría que agregar estos vergonzantes hechos descriptos que no hacen otra cosa que alejar a la ciudadanía de la vida política y a nuestra juventud caer en la ignorancia de sus derechos y obligaciones en una sociedad libre y democrática.
Todo este descrédito de nuestros políticos debe ser subsanado únicamente por ellos mismos, a través de leyes que debería dictar el poder legislativo, si no fuera porque ellos mismos ven afectado sus privilegios y su bienestar, sancionando leyes contrarias a sus intereses. Todo lo cual nos lleva nuevamente al inicio de esta humilde nota en la cual intento reflejar la inoperancia de un sistema corrupto por los hombres en su afán de perseguir el bien propio y no el bien común. Tal cual lo juran en su asunción como funcionarios nos dicen que 'Dios y la patria me lo demanden'.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris