Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El gasoducto del norte de Europa

Tatiana Sinitsyna
Redacción
domingo, 11 de diciembre de 2005, 08:06 h (CET)
El 9 de diciembre se ha inaugurado con un acto oficial la construcción del Gasoducto del Norte de Europa, una de las obras energéticas de mayor envergadura en este siglo. Es un pistoletazo de salida para el avance de las tuberías rusas hacia Alemania, y de allí, a otras naciones europeas. Se trata de un proyecto audaz y algo escandaloso, ya que sus connotaciones políticas y medioambientales han provocado una viva polémica que no se calma hasta la fecha. Aún así, el juego vale la pena, tanto para el proveedor como para los usuarios: Rusia se asegura un nuevo canal para la venta de sus materias primas, y Europa puede despreocuparse por un tiempo en lo que respecta a su futuro energético. Una vez alcanzada la capacidad prevista, el nuevo gasoducto podrá transportar 55.000 millones de metros cúbicos al año.

El convenio firmado entre la rusa Gazprom y las alemanas DFSF y E.ON contempla el tendido de dos tuberías, ramales de un gasoducto mayor que parte desde el yacimiento Yuzhno-Russkoye, principal fuente del gas situada en la península de Yamal. El tramo terrestre cubre
600 Km. en las provincias noroccidentales de Rusia, hasta una terminal portuaria que se encuentra en las inmediaciones de Vyborg, en la costa rusa del Báltico. A partir de ahí, la tubería se va a sumergir hacia el fondo para salir otra vez a la superficie, 1.189 Km. más adelante, en el litoral báltico de Alemania, cerca de Greifswald.

Los vecinos bálticos de Rusia se muestran muy preocupados por el eventual impacto del proyecto en el ecosistema marino. Con una profundidad media de 71 metros, el Báltico tiene la desventaja de ser un espacio biológicamente activo, aparte de que sus aguas pueden esconder todavía algunos campos de minas y armas químicas, herencia de dos guerras mundiales.

Con todo, los científicos no creen que el gasoducto pueda tener repercusiones peligrosas en el ecosistema del Mar Báltico. “No existe ningún proyecto económico que sea totalmente inocuo en plano medioambiental – afirma Víctor Danilov-Danilian, prestigioso economista y experto ruso en temas ecológicos -. La solución en ese conflicto inexorable entre el medio ambiente y las actividades económicas del hombre es comparar la magnitud del eventual impacto ecológico con la de los beneficios económicos, que son capaces de compensarlo y curar los traumas medioambientales”.

Otro ecologista renombrado, Mijaíl Flint, subdirector del Instituto ruso de oceanología, también considera que el Gasoducto del Norte de Europa será inofensivo para el Báltico. “El nivel del desarrollo de las ciencias marinas y las modernas tecnologías permiten crear instalaciones con un máximo de seguridad en lo que concierne al impacto en la Naturaleza” – señala él, mencionando como ejemplo la exitosa explotación de “El Caudal Azul”, gasoducto tendido entre Rusia y Turquía. Las hipotéticas amenazas del nuevo proyecto, en su opinión, están relacionadas exclusivamente con los eventuales fallos técnicos o humanos, que es algo controlable en principio. Los procesos de carga, descarga y transporte marítimo implican un peligro mucho mayor que la tubería tendida en el fondo del Báltico, que es un mar muy tranquilo en cuanto a los posibles impactos naturales.

La ceremonia de ayer ha sido un tributo a los actos simbólicos, más que inauguración real de las obras que han empezado ya. La fase de exploración e ingeniería en el tramo terrestre del gasoducto, en la zona de Vólogda y San Petersburgo, puede darse prácticamente por finalizada, y hace algún tiempo los técnicos han abordado también los trabajos en el mar.

____________________

Tatiana Sinitsyna es columnista de RIA Novosti.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris