Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Color púrpura   -   Sección:   Opinión

Duras imitaciones

Macarena López

domingo, 11 de diciembre de 2005, 08:06 h (CET)
Ya lo decían los sabios: palo que nace torcido jamás su tronco endereza. Bajo mi punto de vista algunos palos nacen más que derechos y con el tiempo, influidos por agentes externos se acaban doblando, y otros desde el principio nacen sin solución. Parecen una cinta de vídeo que se vuelve a poner una y otra vez, y es como si no pudiésemos pararla nunca, es más, creo que no estamos a tiempo de detenerla. Oíamos hace varios días que unos chavales, por llamarles de alguna manera, se habían dedicado, fíjese usted que curioso, a golpear a un compañero de estudios –que hasta aquí hasta parecería normal viviendo en la sociedad en la que vivimos– y, aquí llega lo verdaderamente chocante, que lo habían grabado con una cámara de vídeo.

Yo llego a equiparar esto a los montajes que puede hacer por ejemplo National Geographic, pero en este caso en vez de grabar los profesionales al animal en cuestión, son los animales los que graban la situación. Lo sé, son duras imitaciones. Luego nos detenemos a pensar un poquito, no mucho porque esta sociedad no es que esté muy acostumbrada al hábito y así nos va (sin ánimo de ofender,) y nos damos realmente cuenta de lo que estamos haciendo, pero no sabemos a dónde vamos a llegar. Estamos respirando un clima constante de tensión, donde psicólogos y no psicólogos nos dicen que cuidado con pegarle a un niño porque le puedes causar un trauma infantil que no se le quitará en la vida, y al final el padre acaba asustado por si a su hijo se le ocurre levantarle la mano. Claro, luego andamos por la calle y vemos lo que vemos; encendemos la televisión y vemos grabaciones de palizas, y acabamos oyendo en la radio que se ha creado un teléfono de ayuda al profesor por los daños que les provocan sus alumnos, por ejemplo.

La sociedad está siendo dominada por niños que no le llegan a los adultos ni a la cintura, niños de doce años a los que hay que temerles, a los que si miras unos segundos pueden decirte eso de: ¿me estás provocando?, ¿tu qué miras?, y todos sabemos que es una situación que en el fondo, y perdón por la expresión, ‘acojona’.

Creo que por las calles de este país, aunque es algo ya casi generalizado, está andando un sentimiento que está minando el suelo de criaturas llenas de crueldad y de inmoralidad, de niños sin principios, que hoy graban una película casera con una paliza a un compañero, pero que mañana pueden poner en sus manos un arma, y de hecho en otros lugares ya lo tienen como habitual. Y al final el fondo de todo esto no es solo la familia del palo doblado, el fondo es también político, con señores que crean leyes que amparan los delitos de los jóvenes. Pero en fin, qué podemos esperar de un país donde su ‘justicia’ nos recuerda cada día al despertar que el delito de sangre no es castigado, que contra el acoso no se puede hacer nada, o que el exagerado crecimiento de mujeres muertas al año a mano de sus maridos no tiene importancia.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris