Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Hora et Labora

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 10 de diciembre de 2005, 00:42 h (CET)
La magia de la política consiste en transformar la predisgitación en ilusión, la presentación de lucha por el bien común en juegos de artificio. El responsable del efecto llamada de inmigrantes, un día saca de la chistera un acuerdo privilegiado de permiso de paternidad para funcionarios administración central; otro día promete eliminar de la Unión Europea la jornada laboral de más de 48 horas semanales (opt-out inglés). Me refiero indubitadamente a Jesús Caldera, antes que ministro de Trabajo, electo por la ciudad del Archivo de la Guerra Civil.

El proceso legislador del trabajo no rige el trabaja y reza, al menos para el prócer laboral. Preocupado por que más de 40 horas semanales (las que proponen limitar) va contra la conciliación de la vida laboral y familiar, no le preocupó tanto tal conciliación con la ley de "desconciliación familiar" o divorcio express. Pero al margen de tal preocupación por trabajo y familia, una cosa es predicar y otra dar trigo.

Trabajo funcionarial fijo o trabajo privado flexible, ése es el dilema. Se publica que la diferencia de remuneración por hora entre uno y otro es del 44%. Entre las mujeres de estos sectores, es del 57%. Pues habrá que trabajar más, máxime si se es autónomo, ese sector que sustenta la economía pero del que los políticos se desentienden. Más horas de trabajo, aseguran la continuidad y el sustento. Hora et labora. Autónomos integrados en sus domicilios es el modelo de integración familiar, que Caldera desconoce. Hombre y mujer trabajan, la familia está integrada, las horas no existen.

Fuera de la nula aportación de los gobiernos al apoyo de los trabajadores autónomos, las limitaciones horario-laborales no contribuyen a esa pretendida conciliación familiar, condicionadas por su remuneración. La solución es el estudio y análisis, pensando primero en la familia y después en el trabajo continuo, saludable y remunerado.

Noticias relacionadas

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris