Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Gota a gota: la próstata de la FAES

Raúl Tristán

viernes, 9 de diciembre de 2005, 02:13 h (CET)
Aún recuerdo aquel, ya lejano, día en el que un hombrecillo de negro bigote, artefacto para él único e insustituible en su necesidad imperiosa de ocultar el labio superior, pasó por mi lado, casi debiera decir que por debajo de mis narices, durante la presentación al mismo de un maravilloso “bluff” de los muchos y variados de los que gustaban alardear mis anteriores jefes.

El amigo Aznar pasó por delante estirado cual escoba, como si alguno de sus predecesores, sí aquellos ensotanados domini canes del Santo Oficio, se hubiera encargado de empalarlo en una vara de bambú.

Es propio de soberbios el estiramiento artificioso del torso, el elongamiento estrambótico de la figura (y de alguna cosa más), y mucho más lo es de personajes que adoran el encumbrarse en la cima del poder y pretender después hacer un descenso victorioso de la famosa colina de juegos que es “el rey de la montaña”.

Aznar ascendió durante su primer mandato propulsado por la decepción de un gobierno anterior, por la mala gestión, por la ineficacia de un sistema corrupto. Creo que en ese primer mandato se hizo un buen trabajo, de hecho hubo una segunda oportunidad para continuar en la senda de lo correcto. Pero olvidó pronto que la misión para la cual había sido erigido en presidente de los españoles era para darles mayor calidad de vida, para que nuestro país se hiciera en Europa y en el mundo el hueco que por la historia debía corresponderle, para reducir el paro, para levantar la economía para abaratar la vivienda...

Sin embargo, todo lo vendió por una sola cosa: ser el artista residente en el Gran Teatro de La Moncloa, la estrella invitada de la función cómica europea. Acompañado de sus mastines, aquellos mismos que hoy siguen fieles a su lado, aquellos opusienses y legiones del crucificado Cristo, los del “manda huevos” o del Paseo militar”, tomó el timón único del barco-España y viró hacia el despotismo desilustrado; hacia la dictadura interna del partido y la externa de las Cortes y de la Nación Española; hacia un simulacro barato del, también pequeño, Bahamonde; hacia el lugar al que su corazón en realidad le dictaba y al que sus guardaespaldas Acebes y Zaplana no dudarían jamás en seguirle. Ahí es cuando comenzó a perder los papeles, y los votos, a pesar de su muy planificada retirada (que por otro lado debo alabar, pues retirarse no es gustoso plato cuando se han probado las mieles del poder), de su sucesión más que caudillesca, propia de las monarquías y de los regímenes totalitarios.

Pero me pierdo ya, pues de lo que realmente quería hablarles era de ese monstruoso Caballo de Troya que se ha dado en llamar FAES, hiena de sanguinolentos y retorcidos colmillos envenenados que nació para dar servicio a su señor, un examo del micromundo que no podía conformarse con haber triunfado en su momento y desaparecer después para nunca más volver.

Como en su día dije, FAES me recordaba a algo así como FA-lange ES-pañola...

En la ¿Fundación? que no es sino foro en el que el ex pueda dar rienda suelta a sus sapos y culebras (al famoso vídeo me remito), nos encontramos como vicepresidente a Acebes, y como vocales a Aguirre, Cascos, Rajoy, Fraga, Galeote, las Palacio, Piqué...

Pues bien, el caso es que la dichosa FAES ha traído al mundo una editorial propia, de micción retardada y de prostáticos orígenes: “Gota a Gota”, a través de la cual dice Mr. Ansar "tender los hilos que vayan tejiendo la trama de una sólida mayoría centrista y moderada, orgullosa de sus ideas y de su país". Lo de tejer hilos se bien por dónde va, se le da de maravilla, ahora que lo de ¿centrista? y ¿moderada?... Ya nos lograron engañar en dos ocasiones con lo de la moderación de la derecha española señores, no lo harán una tercera.

El caso es que el gota a gota, libro a libro, manifestación a manifestación, es el camino que Rajoy ha elegido para desbancar a los socialistas...

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris