Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Escuela y religión

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 8 de diciembre de 2005, 10:50 h (CET)
Jordi Cervera finaliza su escrito "Educación" en el que trata de la moda que se ha implantado en los ayuntamientos de combatir el incivismo, con este apetitoso postre: "Y en cualquier caso, lo que es más triste, debajo de este eufemismo de conductas incívicas en realidad se esconde una grave y profunda falta de valores y de educación y quizás merecería la pena entrar por aquí, está claro que es mucho menos efectista y mucho menos beneficioso".

Las palabras del periodista no tienen desperdicio. La frase citada bien se merece que se la destaque para que se le conceda el privilegio de una reflexión profunda. El comentarista afirma que debajo de conductas incívicas "se esconde una grave y profunda falta de valores y de educación". En el momento de escribir el borrador de este comentario, el presidente del Gobierno José Luís Rodríguez Zapatero se ha reunido con los representantes de las organizaciones que se oponen a la LOE que unos días antes se habían manifestado por las calles de Madrid pidiendo la retirada del proyecto educativo. La reunión Gobierno - Oposición terminó como el rosario de la aurora, sin tan siquiera empezar a discutir el texto. Paralelamente al fiasco, un informe publicado por la Unión Europea sitúa a nuestro País en los últimos lugares por lo que hace al fracaso escolar.

Uno de los componentes del caballo de batalla de los opositores a la LOE lo es el tema de la Religión en la escuela. No de la Religión en general en la que tendrían cabida todas las fes, sino de la religión católica con su actitud excluyente y prepotente. Hasta el presente y, no creo que la cosa cambie en un futuro próximo, la religión católica se enseña en las escuelas públicas y las concertadas, que también se las puede considerar públicas, financiada con dinero público, es decir, por todos los ciudadanos, sean católicos o no, lo cual es una verdadera injusticia y un oprobio a la fe que dice profesar la Iglesia Católica que, en palabras de Jesús enseña cómo deben comportarse quienes dicen creer en Él: "Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos, porque esto es la Ley y los Profetas" (Mateo,7:12). La pregunta que por lógica se desprende de todo ello es: ¿de qué han servido tantos años de imposición del catolicismo en las escuelas si al final resulta que no ha servido para nada? El incivismo, no sólo el callejero, también el de cuello blanco practicado por gente de bien, por aquellos que asisten a Misa de 12, es bien evidente. ¿Para qué tantas manifestaciones y tantas y tantas declaraciones que crispan el ambiente social,sí en definitiva no salimos del paganismo denunciado por Dios por boca de sus profetas y apóstoles?

Cuando estudiaba Bachillerato, en uno de los cursos se impartía la asignatura "Historia de la Civilización". Entre su temática sobresalía la "positiva" influencia cultural que ha ejercido cristianismo católico. Del judaísmo se daba una breve reseña. No recuerdo si el islamismo estaba presente. La cosa ha cambiado mucho desde entonces. No hace falta decir que la temática tendría que actualizarse porque el panorama religioso europeo en general y español en particular ha cambiado mucho debido a la proximidad de las diversas expresiones religiosas que antes se consideraban exóticas debido a la lejanía y que ahora conviven con nosotros. En este sentido, sí debe enseñarse en las escuelas públicas y concertadas Religión tal y como realmente se ha manifestado, con sus cosas buenas y malas. Limitándonos al cristianismo católico, se debe enseñar la realidad cruel de las cruzadas, la de los obispos guerreros, la de los Estados Pontificios con todos sus horrores, la de la Inquisición con todos los sufrimientos que han acompañado su actividad represiva, la del nacionalcatolicismo actual que aún está vivo en muchos ciudadanos que han sufrido su opresión, el papel que ha jugado la Jerarquía católica en las dictaduras sudamericanas…Explicar la realidad religiosa con toda su crueldad para preservar la memoria histórica sin pretender justificar lo que es injustificable, podrá ayudar a que no se repitan los disparates que se han hecho y que se siguen haciendo en nombre de Dios.

Ahora bien, lo que es esencialmente religioso, doctrinal, confesional, no es la escuela pública ni la concertada el lugar idóneo para enseñarse. Quienes han sido educados en "católico" me entenderán. Es en la "parroquia", este nombre incluye la mezquita islámica, la capilla protestante, la sinagoga judía, o cualquier otro nombre que se le dé al lugar de culto de una fe determinada, el lugar adecuado para que se enseñe la religión confesional.

Volvamos al incivismo del que tanto se habla hoy. Su difusión no es un problema básicamente escolar. Los manifestantes anti LOE vociferaban el derecho de escoger escuela para sus hijos. Este clamor es muy efectista i emotivo. Da la sensación que los manifestantes cumplen con sus responsabilidades educativa. Es muy fácil ser padre de una manera puntual cuando a uno se le convoca a gritar consignas contra la política educativa del Gobierno de turno. Lo cierto es que esta actitud es muy poco beneficiosa porque altera el orden de las prioridades. En el campo educativo, la alteración de los factores no sigue la misma regla que en la multiplicación. La fealdad del incivismo de la calle que impulsa a los ayuntamientos a intervenir nace en los hogares en donde los niños y adolescentes tendrían que aprender de primera mano las conducta cívicas que los convertirían en ciudadanos educados que harían más tolerable la convivencia social. Al respeto hemos de hacernos una pregunta: ¿Cómo son los padres? No se puede esperar que de unos progenitores que han crecido "torcidos" y que "pasan" del civismo puedan enderezar a los hijos que conservando todavía una flexibilidad para ser educados puedan enderezar de una manera permanente su conducta social desagradable. Desde una posición "torcida" no se tiene la visión de la tendencia indeseable que se manifiesta en los hijos. En esta situación, la única acción educativa que se hace es perderse entre una multitud amorfa gritando enloquecidos contra un proyecto de ley que en la mayoría de los casos ni tan sólo se han tomado la molestia de leer el documento. Así que, todos contentos y engañados contemplando el deterioro moral de los hijos en la pasividad durante el curso escolar. Visto el resultado, la enseñanza de la doctrina católica en la escuela ha sido un fracaso. No ha conseguido mejorar el civismo, no solamente el de la calle, tampoco el de cuello blanco. Es preciso, pues, replantearse cómo se ha de enseñar la fe. En un Estado aconfesional como el nuestro ni la escuela pública ni la concertada es el lugar más adecuado.

Volvamos a la parroquia católica en la que se engloba a toda la religión confesional que se imparte. Es en este lugar en donde debe enseñarse la religión, no para convertirla en materia evaluable, sino para que transforme espiritualmente, no sólo niños y adolescentes, también a los padres que carecen de civismo, con el propósito de conseguir que el hogar se encargue de transmitir de primera mano, con el comportamiento ejemplar de los progenitores, los principios éticos que enderezarán a "los arbolitos que crecen torcidos". Esta es la faceta que Jordi Cervera sin mencionarla dice "merecería la pena entrar" y que califica de "mucho menos efectista".

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris