Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

Difícil de ver

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
miércoles, 7 de diciembre de 2005, 22:48 h (CET)
Es difícil emocionarse en un campo de fútbol y todavía más si no es el de tu equipo, pero en ocasiones ocurre. Entonces es cuando uno piensa si realmente el fútbol es lo que se ve todos los días o ha degenerado.

El miércoles 30, se jugó el partido de Copa del Rey entre el Alcoyano y el Atlético de Madrid. El estadio de “el Collao” se llenó hasta los topes, alcanzó la mayor asistencia de su historia al usar gradas supletorias, con lo que se llegó a 8.000 espectadores. Una hora antes del comienzo del partido, no quedaba ni un asiento vacío. Todo el público esperaba a que empezase el encuentro.

Lo que se veía era algo anormal, que no se ve en el fútbol de primera. La gente de pie, cantando y gritando cuando el Alcoyano salió a calentar, pitada monumental al Atlético de Madrid. Era tal el ruido que costaba hablar con las personas de al lado.

Cuando iba acercándose el pitido inicial se notaba el nerviosismo de la gente, después de una hora esperando habían ganas de ver fútbol por fin.

Saltaron los dos equipos y el estadio comenzó a rugir de nuevo, cayeron papeles blancos y el terreno de juego quedó cubierto de nieve. Aquello recordaba a la afición argentina, la gente con las banderas lanzadas al aire, todos con la equipación del Alcoyano, bailando y cantando.

Aplaudían cualquier acción de su equipo, un saque de banda era suficiente motivo para ovacionar a un jugador y los ataques del Alcoyano acababan en gol antes de que el balón llegase a la portería. La presión del público no dejaba escuchar los silbidos del árbitro al señalar las infracciones. Con el paso de los minutos no decaía el ánimo de la afición, incluso cuando el frío comenzó a calarse en los huesos seguían botando y gritando.

El gol de Maxi para el Atlético de Madrid dejó tan sólo un segundo en silencio “el Collao”, fue lo que tardaron en digerir el gol y darse cuenta de que estaban allí animando porque era una fiesta, el resultado era lo de menos.

El equipo local acabó encerrando al Atlético de Madrid, el partido acabó y el empate no llegó pero el triunfo ya lo habían conseguido los de casa antes de empezar el partido. Hicieron que toda una ciudad disfrutase de un día de fiesta, porque jugar contra un clásico de primera, disfrutar de jugadores como Torres y plantarles cara no lo podrán volver a hacer al menos hasta la temporada que viene.

La afición de Alcoy dejó bien alto el listón, pocos equipos podrán presumir de algo así, porque pocos equipos pueden disfrutar de estas fiestas, pues sólo los equipos con moral consiguen llegar tan lejos en la Copa del Rey.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris