Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Libre directo   -   Sección:  

Robinho necesita que le esperen

Diego Blázquez
Redacción
martes, 6 de diciembre de 2005, 23:54 h (CET)
Vanderlei Luxemburgo ha sido cesado en la tarde de ayer, quizás una de las llaves para la llegada de Robinho al Madrid. Ahora se convierte en uno más de una larga lista de técnicos que han pasado por la casa blanca.

Creo, como ya dije, que no es el único responsable de lo que le está pasando al equipo de Florentino Pérez. Muchos coincidirán conmigo en que la junta directiva tiene una gran parte de la culpa de lo que está sucediendo, pero tampoco salvemos a los jugadores, que en definitivas cuentas son los que juegan. Sin embargo, hoy quiero romper una lanza por Robinho, porque este chaval de veintiún años ha sido el último en llegar a una manzana ya podrida desde hace tiempo.

No me gusta oír a los madridistas que ha sido un error, que no sirve para nada, que aún no ha demostrado nada. Tampoco es de mi agrado escuchar a la prensa que ha costado mucho dinero y que todavía no se sabe porqué, ni para qué. Robinho acaba de llegar a un club en el que las cosas no están como deberían estar, a una entidad en transición, en el camino del cambio desde las últimas Champions hasta lo que pueda venir en un futuro que debe ser muy distinto al presente. Con tal panorama es difícil que esta gran promesa juegue como sabe.

Si la memoria no me falla, Ronaldo vino desde Brasil al PSV, allí se adecuó al exigente fútbol europeo. La liga holandesa le ofrecía un nivel intermedio en el que el delantero no notaba la diferencia con el fútbol carioca porque la exigencia no era excesiva, pero si lo suficiente como para aprender y progresar. Luego fue al Barcelona, después de haber brillado muy fuerte con los de Eindhoven. En el Camp Nou demostró cuál era su nivel, y solo los malentendidos con Núñez le forzaron a abandonar el club. Con el Inter demostró que era uno de los mejores nueves del Mundo, porque fue el número uno en la liga donde más se defiende.

Las lesiones cortaron su meteórica ascensión, y a pesar de que ya no está al nivel de antes, la dependencia que el Madrid tiene sobre él habla por sí sola. Ha sido una carrera progresiva, en la que ha habido un periodo de adaptación entre la lentitud de la liga brasileña y la velocidad y el rigor de las ligas europeas.

Semejante camino llevó Romario, que jugó en el mismo club holandés antes de llegar al Barça; Rivaldo comenzó a llamar a la puerta del los elegidos con buenas actuaciones en el Deportivo, también antes de llegar al Barcelona; el actual balón de oro, Ronaldinho, pasó temporadas en el Paris Saint Germanin, con bastantes problemas con Luis Fernández, dicho sea de paso, antes de recalar en el equipo de Rijkaard. Y esto no solo pasa con los brasileños, Redondo destacó en el Tenerife antes de ser fichado por el Madrid; un jugador africano como Eto’o se curtió en el Mallorca antes de recalar en el conjunto blaugrana, sin recordar sus años en la cantera merengue; y como ellos un largo etcétera de futbolistas que han seguido trayectorias similares; por cierto, que el propio Messi tuvo su periodo de adaptación en el filial culé antes de empezar a ser admirado como empieza a serlo en estos momentos.

Sin embargo, Robinho ha llegado directamente desde Brasil a un club de la exigencia del Madrid, del inconformismo del Madrid, de la escasez de paciencia del Madrid, de la pijería que reina en estos días en el Madrid. ¿Creen de verdad que no hay que esperarle?. Pues yo sinceramente creo que sí. Es cierto que ha costado mucho dinero, pero la cantidad que el club blanco pagaría por él dentro de tres años cuando estuviera triunfando en un PSV, un Deportivo, o un Paris Saint Germain, sería muy similar. A mi entender, y al entender de la razón, el Madrid ha hecho una inversión de futuro con el joven jugador, lo cuál me parece excelente y aplaudo, pero eso implica también saber esperar.

A lo mejor no es tan descabellado que Robinho juegue algunos partidos con el Castilla, como Messi; a lo mejor sería conveniente cederlo alguna temporada a otro club de menor exigencia, como tan bien se hizo con Eto’o, pero sin fallar en el último paso, el de recuperarle después; o a lo mejor habría que ir dándole minutos en partidos de poca exigencia; a lo mejor hay miles de soluciones mejores que desesperarse y lanzarle a los leones después de que tan sólo lleve tres meses en España. Robinho necesita que le esperen, pero no sólo lo necesita él, lo necesita el Madrid para ser consecuente con este fichaje, y lo necesita el fútbol y sus seguidores, porque Robinho es una gran promesa, pero de momento sólo es eso, por lo tanto no se le puede exigir como si ya fuera una realidad. ¡Dejémosle crecer entre todos!, ¡dejémosle que se convierta en una realidad!.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris