Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

El PP, responsable de lo que pueda pasar

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 6 de diciembre de 2005, 05:45 h (CET)
Esta frase fue pronunciada por el diputado de ICV, Joan Saura, días antes de la concentración convocada por el Partido Popular en la Puerta del Sol de Madrid para homenajear la Constitución Española de 1978.

Pues bien, amanecía este sábado un Madrid soleado aunque frío. Pese a las agoreras noticias que predecían lluvia, ésta no hizo acto de presencia a lo largo de todo el día. Hacia las diez y media de la mañana podía verse por las calles aledañas a la Puerta del Sol a numerosos grupos de personas que, portando banderas españolas, de Comunidades Autónomas –mucha senyera- o bien banderas naranjas del Partido Popular, tomaban café en los bares, charlaban distendidamente en la calle o buscaban un banco dónde sentarse un rato. En Sol ya había reunido un numerosísimo grupo de ciudadanos frente al estrado colocado por el PP con motivo de la celebración.

Personas mayores, jóvenes –muchísimos-, niños, familias enteras, hombres, mujeres llegados de todos los rincones de España. Madrid, Barcelona, San Sebastián, Valencia, Cádiz, Bilbao, Sevilla, Orense, Salamanca, Valladolid, Zamora…

Hacia las doce de la mañana una verdadera riada humana comenzó a abarrotar la emblemática plaza madrileña. A las doce y cinco no cabía un alfiler. Expectación entre los presentes. Un potente sistema de megafonía amenizaba la espera y una gran pantalla de televisión estaba habilitada para retransmitir la celebración. Era habitual ver entre la muchedumbre a personas del sistema de orden desplegado por el PP. Personas de seguridad que, por cierto, no tuvieron ningún trabajo.

Y comenzó el acto. Mariano Rajoy fue recibido entre aplausos por las miles de personas allí presentes. Aplausos también para José María Aznar. 19 militantes del Partido Popular, cada uno de una Comunidad Autónoma, leyeron un artículo de la Constitución Española. Sin duda, uno de los artículos más aplaudidos fue el artículo 20 que habla de la libertad de expresión. Las agresiones totalitarias contra la COPE estaban, sin duda, en la mente de los manifestantes. Otro artículo muy aplaudido fue el artículo 2, que habla de la unidad de España, leído por el representante de Cataluña.

Y la apoteosis: el manifiesto leído por un Mariano Rajoy constantemente interrumpido por aplausos y gritos de “Oa, oa, oa, Mariano a la Moncloa” y “Presidente”.

Tras la lectura la muchedumbre, tan pacíficamente como llegó, se fue. Ni un solo incidente para bochorno de aquellos que acudían hace años a manifestaciones que acababan en verdaderas batallas campales o de aquellos que avisaban que el PP sería responsable de lo que pudiera suceder. Ni una sola pancarta contra el Estatuto catalán, pese a las apocalípticas advertencias que llegaron desde el Gobierno del talante la semana anterior. Y es que allí se homenajeaba la Constitución. No era un acto “anti” –de esos a que nos tienen acostumbrados otros-.

La base sociológica del centro-derecha ha demostrado que cuando se sale a la calle y por millares es posible realizar manifestaciones o concentraciones de forma pacífica, sin máscaras ni capuchas, sin quemar contenedores, sin insultar a nadie, sin montar barricadas, sin provocar un solo incidente ni un sólo destrozo de mobiliario urbano. Las personas que salieron a la calle demostraron su civismo. Esto sí es democracia.

Ahora quien debería tomar nota son los otros partidos políticos. ¡Qué ridículo el de Joan Saura!.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris