Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica literaria   -   Sección:   Libros

La prosa Glez.

Herme Cerezo
Herme Cerezo
lunes, 8 de mayo de 2006, 05:11 h (CET)
“Manteca colorá” es la tercera novela de Montero Glez, el escritor del apellido apocopado. Y la cosa sigue igual que en las dos primeras, o sea, “mirusté”, increíble, espléndida. Una historia de trapicheos con la droga, radicada en las pedanías que bordean el estrecho de Gibraltar, escenario que se antoja especialmente goloso para estas aventuras; un contrabandista, Roque, recién salido de la trena, que maneja las lanchas costeras como un dios; una suerte de capo mafioso, el Coronel, que controla la zona apoyado por una caterva de matones y madalenos (policías) - Señor, ¿de dónde habrá sacado Montero este calificativo impagable? Respuesta: de la más cruda realidad, no hay duda -; y un par de hembras de bandera, la Sole y la Kurkrovich de ésas que levantan el sexo al último eunuco de un harén.

Eso es todo.

Mentira.

Eso no es todo, es lo de menos.

Lo de más, lo que importa, lo que subyuga, lo que atrae y te cose tus glúteos al sillón hasta que acabas el libro es la prosa Glez. En ella hay más colesterol y triglicéridos que en un solomillo al roquefort, sitiado por patatas fritas y ajos tiernos.

Montero Glez es un escritor con apariencia de pasado de vueltas, pero que sabe lo que quiere, lo que escribe, lo que dice y, especialmente, CÓMO LO DICE. Él sabrá lo que le cuesta redondear una novela como la que tenemos entre manos. Y eso que ninguna de sus entregas es especialmente larga. Los mamotretos no van con él ni con su estilo.

Y la prosa Glez condiciona, y de qué manera, a sus lectores. Con su escritura no se puede jugar a medias tintas. O la tomas de un trago, todo seguidito y recto, o la dejas porque no entras en su juego. Yo me encuadro en lo primero y por eso – ya es la tercera vez que me ocurre - he dejado de leer lo que llevaba entre manos para pegarme un lingotazo de este licor, amargo, ácido y obsceno, llamado “Manteca colorá”. Les aseguro que ha valido la pena hacerlo.

Si Joaquín Sabina es un poeta metido a cantante, cantautor le llaman, Montero Glez es un escritor metido a escritor. Y aunque seguro que hace otras cosas, porque de lo que escribe entiende, ya lo creo que entiende, lo suyo es darle a la tecla porque “la vía ha subío mucho, sabusté” y él tiene que comer. Y comer bien para estrujarse los sesos y construir nuevas novelas, excelentes, atrevidas, insólitas, únicas.

Terminando que es gerundio. La lectura de “Manteca colorá” nos sumerge en un vocabulario, en una jerga delictiva, inédito para los que no pateamos las comisuras del Estrecho. Si quieren saber los que es una chata, una Heineken, la goma, un shoshito, el güinston, achancao, antié y otras muchas más, y degustar cosas tan bellas como “al final de la noche la mar era como un espejo de tinta donde se reflejaba la confusión del momento”, lean “Manteca colorá”. Y después, si no han tenido bastante, echen el freno, pongan la marcha atrás y bébanse “Sed de champán” y devoren “Cuando la noche obliga”, sus novelas anteriores. De un solo trago, claro.

____________________

'Manteca Colorá', de Montero González. Mario Muchnick editor. Octubre 2005.

Noticias relacionadas

Roberto Arrocha publica 'Hoy sí me puedo levantar'

Un canto a la vida. A la esperanza

Mañana

Un microrelato de Esther Videgain

"La ‘Trilogía de la Ciudad Blanca’ se ha convertido no sólo en un fenómeno de ventas sino sobre todo de fans"

Entrevista a la escritora Eva Gª. Sáenz de Urturi

La historia de Cataluña que no se cuenta

Las debilidades más acusadas del independentismo catalán

La ilustradora Marisa Morea presenta ”I will always love you”

Un recorrido ilustrado por las mejores historias de amor de la música
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris