Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Oliver Twist': Corrección al cubo

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
miércoles, 8 de febrero de 2006, 23:07 h (CET)
A la última propuesta cinematográfica de Roman Polanski le salen los exégetas por todos lados, y es que aunque en principio pueda sonar raro lo que digo, a perro flaco todo son pulgas. Me explicaré. Para ello nada mejor que traer a colación la tan celebrada Historia de Violencia de David Cronenberg. Si usted se interesa mínimamente por esto del celuloide, recordará que la gran mayoría de la crítica adoptó una inconsciente actitud defensiva tras el estreno de la película. A través de prensa, radio y televisión, numerosos cronistas bucearon en las entrañas del film hasta dar con algún que otro rasgo de estilo del director de Inseparables, Cromosoma 3 o Videodrome. Encontraron algunos, los magnificaron, y al final la conclusión oficial fue que, independientemente de su apariencia comercial y pavisosez narrativa y estilística, Una Historia de Violencia condensa toda la maestría de un autor maduro.

Eso en mi pueblo se llama idolatría, y al Oliver Twist de Polanski le pasa tres cuartos de lo mismo. Que si en el fondo la obra habla de la infancia del propio Polanski, que si es el fruto de una evolución coherente de su trayectoria, que si existe una condena solapada de la pena de muerte y las autoridades, que si el tono de la obra es más despiadado y ambiguo que el de las versiones de Reed y Lean… ¡Paparruchas! La realidad se aleja demasiado de todo eso como para ser fácilmente digerida por los fans del polaco: el tío Roman quiere ganar un Óscar y, para ello, ha prescindido por completo de su estilo. No entraré a juzgar lo acertado o no de su decisión, pues al que esto escribe le parece tan lícito anhelar un Óscar como la Palma de Oro en Cannes (que curiosamente Polanski recibió hace poco por El Pianista) o la Espiga de Oro de la Seminci. Lo que sí entraré a juzgar es la película resultante, Oliver Twist, y mi veredicto se resume en cinco adjetivos y adverbio: larga, innecesaria, esteticista, y mal planteada

Larga porque las repetitivas tribulaciones del angelical protagonista, siempre rodeado de seres perversos en la línea maniqueísta del cine social europeo, se alargan durante más de dos horas sin que nada en el guión justifique tal estiramiento. Innecesaria porque Oliver Twist es un libro mil veces adaptado a la gran pantalla (y a la pequeña) y ya muy poco se puede decir al respecto, cosa especialmente grave siendo Polanski, tal vez el director con más garra de las últimas décadas, quien pierde el tiempo con el huerfanito. Esteticista porque el diseño de producción se retroalimenta de los grabados de la época y de los cuadros de los grandes paisajistas ingleses hasta la saturación y la encefalitis formal, (bonito, sí, pero todos sabemos que cuando lo que más te llama la atención de una película es la fotografía algo anda podrido en Dinamarca), y por último, mal planteada porque una obra que se titula Oliver Twist, nunca debe abandonar a su personaje a su suerte de la manera en que lo hace Polanski en los últimos cuarenta minutos del film, donde Oliver parece haber sido presa de una abducción a lo Chicken Little.

Eso por no hablar del muchacho escogido para encarnar al mítico personaje de Dickens, un Barney Clark que, en un hipotético concurso de falta de carisma, se lo pondría muy difícil al Daniel Radcliffe de Harry Potter. Sólo Ben Kingsley se salva de la quema, pero aunque Polanski o él terminen ganando un Óscar, yo diría que el precio a pagar por el director de La Semilla del Diablo ha sido demasiado alto esta vez.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote anuncia la programación de su octava edición

Seis de las siete películas de “Sección Oficial” competirán por el Premio del Jurado, dotado de 2.500 euros

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris