Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Desde la oscuridad

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
lunes, 5 de diciembre de 2005, 01:45 h (CET)
Han pasado cuatro días desde la tormenta tropical “Delta” y todavía hay 2.000 clientes de Unelco-Endesa que no tienen luz. Muchos de ellos son locales comerciales, desde bares hasta supermercados, que gracias a no poder abrir sus negocios, además de acumular pérdidas materiales no pueden generar ingresos y están a la espera de una solución que llega tarde.

Todo ha sido causado por el “Delta”, pero en lugar de ponerse manos a la obra día y noche para restablecer totalmente el servicio, Unelco niega que la compañía eléctrica tenga responsabilidad alguna en lo que se refiere a la falta de previsión e inversión, como le culpan los ciudadanos y políticos de la isla.

El problema es grave, sobretodo cuando días antes de llegar la tormenta sabían lo que podía ocurrir. El viento de 200 kilómetros por hora ha derribado cinco torres de cables de alta tensión, de los que sólo dos se han podido reponer hasta ahora.

Pero el gran perjudicado de esta catástrofe será sin duda, además de los particulares afectados, el pequeño empresario. Tener una tienda, un bar o un supermercado y estar cuatro días sin luz supone perder género. Todos deberían tener un seguro que en este tipo de situaciones, cubra los daños… pero no será tan fácil. Algunas compañías aseguradoras están comenzando a usar la letra pequeña de sus contratos para eximirse de responsabilidad en este tipo de sucesos.

De ser así, ¿Qué ocurrirá con ellos? Yo se lo digo. Después de la oscuridad llegará la luz, todo funcionará muy bien y es entonces cuando deberán perder mañanas enteras haciendo colas para reclamar. Irán de la oficina al Ayuntamiento y de allí a sortear la burocracia de los departamentos pertinentes. Eso sí, deberán armarse de paciencia para no perder los justificados nervios que ello provoca, y esperar que el encargado de tramitar su reclamación tenga un buen día, ya que ellos de empatía entienden bien poco.

Así que les deseo suerte, ya no sólo por recibir el suministro eléctrico lo antes posible para volver a la rutina, sino también para que las reclamaciones prosperen y el seguro, Unelco-Endesa o el Ayuntamiento le devuelva lo que han perdido, aunque les manden de un sitio a otro constantemente, no se den por vencidos y reclamen… tienen todo el derecho del mundo.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris