Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Punto crítico  

Dextrogiro alemán (y II)

Raúl Tristán

domingo, 4 de diciembre de 2005, 07:04 h (CET)
Continuando con la reciente victoria de Angela Merkel y la CDU en Alemania, la segunda cuestión sobre la que quiero llamar la atención es la consecuencia que a nivel tanto de España como de Europa puede tener dicho triunfo.

Hemos visto estos días cómo se ha escenificado por parte de la Canciller la aproximación de su país a Gran Bretaña. Una más que cortés visita a Blair ponía sobre la mesa el renovado espíritu atlantista de los germanos Y ya sabemos que rehacer la amistad con las islas del otro lado del Canal de La Mancha implica la aceptación tácita e implícita del pack completo de amigos íntimos: Blair con Bush, Gran Bretaña con los EEUU. De ese modo Alemania abandona en cierta medida la vocación europeísta, pese a la relación privilegiada existente con Francia, los dientes de Chirac se oyen rechinar desde Madrid, y apunta maneras hacia su conversión en avanzadilla de Bush y su política imperialista en el mismo corazón del continente.

Así pues, con este gesto que nada tiene de irrelevante, los conservadores alemanes han dejado muy clara su posición respecto de numerosos temas que afectan y afectarán a la Unión Europea pues, no sólo se trata de la postura ante la guerra de Irak, sino también de la negociación de los presupuestos de la UE, del famoso y odiado cheque británico, de la orientación de la economía común hacia lo social o hacia un capitalismo competitivo.

Por su parte, Rodríguez Zapatero va a tener frente a él al más que posible eje anglo-germano-estadounidense. Y ya sabemos cómo son nuestras relaciones con Blair y Bush: palmadita en la espalda... para clavar más hondo el puñal. Eso sí, siempre con una sonrisa en la cara.

En el foro europeo no habrá más política de colegas entre socialistas, sino un cara a cara con una cristianodemócrata, una conservadora, una líder de la derecha alemana. Aznar sonreirá de seguro, bajo su bigotillo pseudohitleriano. Y si bien en tiempos ya olvidados, un socialista de nombre Felipe se cogía de la mano del conservador Helmut, nadie se imagina a Angela aceptando con convencimiento las flores y bombones que pueda enviarle nuestro conciliador José Luis. Zapatero olvidó la precaución política debida, en aras de la defensa de un colega y se fue de la boca valorando de forma prematura los resultados de los comicios. Eso es algo que la Merkel no podrá perdonar, ni aunque nuestro presidente la invite a cenar, con el consentimiento de Sonsoles, por supuesto.

En definitiva, la locomotora alemana va a iniciar una época de marcado tinte conservador que ha comenzado dando claras muestras en su política exterior futura. Por lo que afecta a Europa, en Alemania se van a producir cambios hacia el abaratamiento de los despidos, el incremento del IVA, hacia la reducción de los beneficios sociales, hacia un capitalismo y un liberalismo que tal vez en sus inicios sean algo tímidos y pretendan no dejarse notar, pero que acabarán por surgir de un modo u otro, y que sólo podrán ser refrenados por la composición mixta del gobierno alemán surgida de los pactos y acuerdos a los que han llegado los dos grandes.

Nuestra esperanza es esa precisamente, que Merkel no pueda llevar a cabo una política social y económica brutalmente liberal, sino que deba plegarse en ciertos aspectos a lo que sus socios le impongan en aras de la gobernabilidad del país. Europa no puede convertirse en la unión de mercaderes que muchos auguraron sería a raíz del proyecto de Constitución salido de sus entrañas. El mantenimiento en la UE de una orientación social es irrenunciable.

Eso sí, confiemos también en que los socios de gobierno de Merkel no resulten ser tan parásitos para la CDU como están le están resultando a Zapatero los del PSOE.

Noticias relacionadas

Alborotos en los estadios

Las personas deben ser recreadas de malas a buenas

Todos mienten

“No se puede escapar de la responsabilidad del mañana evadiéndola hoy” Abraham Lincoln

¿Es usted uno que se extenúa trabajando gratis para Hacienda?

Muchos ciudadanos caen en la gran trampa preparada por la Hacienda Pública para convertir su trabajo del ciudadano en un medio fácil para llenar las arcas estatales

Indigestemos a la maquinaria neoliberalista capitalista

La irracional necesidad de acaparamiento nos sumerge en una carrera agotadora sin sentido”

Sin miedo a nada

“No hay mayor bienestar que gozar de un sano equilibrio interno, que me facilite poder dormir con entereza y despertarme con quietud”.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris