Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La economía rusa y las inversiones extranjeras

Andrey Sharonov
Redacción
domingo, 4 de diciembre de 2005, 07:04 h (CET)
Las reformas que se vienen implementando en Rusia en esta última década se han traducido en una serie de cambios económicos, políticos y sociales de carácter global, alterando las formas de la propiedad y generando nuevas estructuras económicas. La línea aplicada por el Gobierno de Rusia a lo largo de los últimos cinco años ha aportado la estabilidad macroeconómica.

Sin embargo, la actual estructura de la economía rusa impide alcanzar una tasa sostenible del crecimiento del PIB por encima del 4-5% anual, incluso si se mantienen los elevados precios mundiales del petróleo y una dinámica favorable a la sustitución de los productos importados. Según los pronósticos, las exportaciones de Rusia se irán desacelerando y pasarán de un incremento anual del 9-14%, que se registró en el período de 2002-2004, a un 4-6%. La posibilidad de incentivar el crecimiento económico a través del recorte de la presión fiscal o la baja cotización del rublo, también parece prácticamente agotada. Lo que hace falta ahora es promover las reformas institucionales, elevar drásticamente la calidad del capital humano e implementar un sistema de proyectos del desarrollo estratégicos, fuertemente apoyados por el Estado en los planos organizativo y financiero.

Es a la aceleración del crecimiento económico a lo que apuntan las nuevas leyes rusas de zonas económicas especiales y acuerdos de concesión. Ambos documentos han de contribuir al flujo de inversiones privadas hacia la industria de transformación y los sectores basados en las innovaciones, así como hacia el desarrollo de las infraestructuras y una acelerada modernización del sector energético, servicios municipales y transporte.

Otra iniciativa relevante es la creación en Rusia, a partir de 2006, de un Fondo de Inversiones cuyos recursos podrán usarse para apoyar los proyectos inversionistas de importancia nacional.

La reforma administrativa y de cargos públicos también tiene como meta mejorar el clima inversionista en Rusia.

En octubre pasado, el Gabinete ruso aprobó el Concepto de la reforma administrativa para 2006-2008. El objetivo es elevar la calidad de los servicios públicos prestados a los ciudadanos y a las empresas, hacerlos más asequibles, minimizar los costes empresariales derivados de la regulación estatal de la economía, elaborar los estándares y reglamentos administrativos en lo concerniente a la prestación de servicios públicos e impulsar un conjunto de medidas encaminadas a combatir la corrupción e incrementar el grado de transparencia informativa en las actividades de los organismos del poder.

Paralelamente a la promoción de las reformas institucionales y un notable incremento de calidad del capital humano, es necesario que el Estado respalde con recursos financieros y de organización los proyectos del desarrollo estratégicos.

El crecimiento de la inversión será a mediano plazo la principal fuerza motriz para acelerar el desarrollo económico de Rusia. La acumulación bruta deberá aumentar de un 20,6% del PIB en 2004 a un 26,8% en 2008, y a un 28,7% en 2015.

Hoy en día, la industria de transformación se mantiene a la cabeza en lo que respecta a las inversiones extranjeras acumuladas, con un 26,6%. Varias multinacionales líderes del mercado de maquinaria y equipos, entre ellas, Toyota y LG, tienen ya la intención de instalar plantas productoras en el territorio de Rusia.

Los sectores más necesitados de la inversión en Rusia son los grandes proyectos de infraestructura (autopistas, terminales portuarias y aeródromos), servicios municipales, agricultura, altas tecnologías y educación.

El Gobierno ruso mantiene un diálogo permanente con los inversores foráneos, en particular, a través del Consejo consultivo para las inversiones extranjeras. Diversos grupos de trabajo que funcionan en el marco de este organismo permiten a los inversores denunciar los problemas que tienen en Rusia, y al Gabinete, intentar solucionarlos en lo posible.

Uno puede desarrollar en Rusia negocios prósperos y es lo que hacen muchas empresas extranjeras que operan en el mercado local desde hace tiempo. Muchas veces, compiten con los productores nacionales, para el disgusto de estos últimos, pero a las empresas rusas, a paridad de condiciones, no se les ofrecen aquí ningunas condiciones de invernadero. Las empresas extranjeras en Rusia se están beneficiando en Rusia del mismo régimen de inversión que las entidades nacionales.

Se espera que para el año 2015 la estructura de la inversión habrá cambiado radicalmente. Las inversiones en el sector de altas tecnologías e informática habrán crecido de un 9,9% en 2004 a un 12% en 2008, y a un 19,1% en 2015. A largo plazo, la rentabilidad de las inversiones en la industria rusa del petróleo y el gas será más baja y menos rápida que en el sector de las tecnologías de punta. El volumen del capital invertido en la industria petrolera y del gas y en el subsector de materias primas también irá bajando gradualmente: de un 18,9% y un 9%, en 2004, a un 17% y un 8,6% en 2008, y a un 14,7% y un 7,7% en 2015, respectivamente.

Al mismo tiempo irá cambiando la estructura sectorial de los líderes del crecimiento económico. Las tasas de crecimiento más altas, de más del 7% anual, se esperan en la industria de maquinaria y elaboración de metales (8,5%), así como en la de materiales de construcción (7,1%), sectores que hacia el año 2008 van a generar alrededor del 52,4% del incremento del valor añadido en la industria nacional.

En los sectores de materias primas, el valor añadido irá aumentando a un ritmo más moderado, del orden del 4,5% anual como promedio, lo que equivale a un 31% en el incremento total de la producción.

Los ramos energéticos, líderes del crecimiento económico en estos últimos años, van a evolucionar de forma más pausada y podrán asegurar, a mediano plazo, un incremento anual del 1,7-1,9%, ó un 12% de la subida total de la producción industrial.

De esta manera, la estructura de la economía rusa a mediano plazo será más eficiente y podrá aproximarse en mayor grado a la de los países industrializados.

____________________

Andrey Sharonov es viceministro de Desarrollo Económico y Comercio de Rusia.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris