Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Felicidad   -   Sección:   Opinión

¿Tiene sentido buscar la felicidad?

Para ser felices hay que saber adaptar los deseos a las posibilidades concretas que la propia vida nos presenta
Fausto Antonio Ramírez
jueves, 17 de mayo de 2018, 06:38 h (CET)

La felicidad es un estado de satisfacción duradera ligado al cumplimiento de nuestros deseos y al juicio positivo que hacemos de nuestra existencia. Si seguimos esta definición, parece que necesariamente debemos buscar la felicidad para encontrarla. En efecto, si para ser feliz, es necesario realizar los propios deseos personales, entonces tener los medios para lograrlo equivale a buscar la felicidad para encontrarla.


A veces encontramos la felicidad sin haberla provocado, entonces, puede que no sea necesario empeñarse en buscar la felicidad a toda costa, puesto que sería la forma más segura de encontrarla, o quizás no.


La felicidad puede ser el resultado de habernos dado los medios necesarios para cumplir nuestros sueños más profundos. Así pues, da la sensación, al menos para mucha gente, que la felicidad radica no sólo en el resultado de la acción para llegar a conquistarla, sino en el propio esfuerzo personal. Dicho con otras palabras, la felicidad se puede conseguir desde su misma búsqueda por llegar a ella.


Pero la felicidad no es algo estático, ni tampoco igual para todo el mundo. El hombre debe contar con los deseos que van surgiendo a medida que se va evolucionando a nivel personal. No queremos lo mismo a una edad que en otra. Y es que la felicidad no es algo definido e inmutable desde el principio.


Si la persona cambia con los años, igualmente ocurre con lo que entiende y desea que sea para él su propia felicidad. A veces nos enrocamos en mantenernos fieles a los deseos que experimentamos desde un principio, o en algo que hemos realizado durante muchos años, sin percibir, que al final hemos cambiado, y lo que parecía para siempre, ya no nos importa, o nos interesa de otra manera totalmente distinta.


Vivir, ya es ser feliz. Esto implica comprender que la felicidad no es un proyecto, sino un aquí y un ahora. La procrastinación no casa bien con la felicidad. Esa espera sine die a ver si llega lo que termine de colmar la existencia, o peor aún, lo que llene la vida de sentido, es lo más contrario a la esencia misma de la felicidad.


Por tanto, para ser felices hay que saber adaptar los deseos a las posibilidades concretas que la propia vida nos presenta, y esto implica saber renunciar a querer dominar el tiempo. Para llegar a la auténtica felicidad, debemos centrarnos en el presente, único momento realmente concreto. El resto, ni pasado ni futuro, encarna una existencia feliz.


Como la búsqueda de la felicidad forma parte de la naturaleza humana, en realidad, la pregunta que debemos formularnos no es tanto si hay que buscar la felicidad, sino más bien cómo buscarla. Y para esta pregunta, sólo hay una respuesta satisfactoria: la felicidad requiere una transformación interior. Mientras que no se dé en cada persona un cambio de mentalidad, la búsqueda será siempre infructuosa y estéril, provocando una insalvable melancolía.


Se trata pues de cambiar la manera de ver las cosas: pensar, superando las limitaciones del modelo que ofrece el mundo. Y este cambio no se limita a un cambio de mentalidad, sino que además implica un cambio en el comportamiento, en la actitud, en la manera de vivir y de ser. En otras palabras, una transformación completa de la persona. Aquí está la clave de la búsqueda, el camino y el fin de la felicidad.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Una Constituyente?

La Constitución de 1978 no prevé el caso de la reciente sentencia del caso Gürtel que pone en duda la veracidad de las declaraciones del presidente en sede parlamentaria

La jungla urbana

​No se dan cuenta los señores políticos que han perdido por completo la credibilidad para el común de los mortales

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris