Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   ¡OJO AL DEPORTE!   -   Sección:  

Un método poco fiable

Carmen Denébola
Redacción
domingo, 4 de diciembre de 2005, 07:15 h (CET)
Estoy de acuerdo en que hay que luchar contra el dopaje. El deporte espectáculo consiste en hacer disfrutar al público y no en provocar infartos. Pero la defensa del Juego Limpio no debe consistir en buscar desesperadamente casos de dopaje para aplicar duros castigos a los implicados y meter miedo a otros posibles competidores que se dopen y así dejen de hacerlo. Aunque bueno no sé si este miedo provoca que dejen de doparse o más bien que los doctores busquen nuevas combinaciones que estén al límite del positivo.

El 17 de septiembre se ha sometido a un control de dopaje a Roberto Heras, el pasado 21 de noviembre se realizó el contraanálisis en el Laboratorio de Madrid y se esperaba conocer el resultado definitivo el miércoles 23, finalmente se prolongó la analítica hasta el viernes pasado momento en que se confirmó el positivo, por lo que el ciclista será desposeído de su última victoria de la Vuelta a España. Además de suspenderle durante dos años, prorrogable a cuatro lo que, teniendo en cuenta que tiene 32 años, lo podría dejar fuera de competición.

Me pregunto ahora si en la situación que vive Heras, en el apogeo de su carrera, considerado el mejor escalador español de las últimas temporadas, con 14 años de competición a sus espaldas y cuatro Vueltas (ahora tres), después de haberse sacrificado como segundo de Amstrong y como líder de Liberty Seguros, alguien arriesgaría su honor echando a bajo el crédito profesional que muchos amantes del Ciclismo o del deporte en general depositaban en él.

En estos días el método de detección de EPO se ha convertido en triste protagonista porque no ofrece garantías, ya que anteriormente ha habido fallos, además la comunidad científica no es unánime y algunos miembros lo han desacreditado. Otro defecto es que la concentración de EPO en la orina es muy variable en función del sujeto, la intensidad y la prolongación del ejercicio. El actual sistema fue desarrollado en el 2000 y aceptado por el AMA ante la imperante necesidad de buscar un eficaz método de control, sin embargo entonces ya tenía una escasa validez científica.

Lo que más me ha sorprendido es que no sólo un deportista puede ser castigado injustamente porque el método tiene un alto margen de error, sino que además se ha demostrado que entre los laboratorios existen unas pequeñas modificaciones que pueden llegar a alterar el resultado.

Ya he dicho que estoy en contra del dopaje, pero también estoy en contra de cuestionar y castigar a deportistas en base a un método que no es preciso. Este sistema de redadas no funciona contra el EPO sino en contra de nuestro deporte, como declaró el bejarano en rueda de prensa “si nunca me he dopado para ganar, menos para perder”.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris