Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Panda de borregos

Javier Martínez Caravaca
Redacción
sábado, 3 de diciembre de 2005, 05:49 h (CET)
La educación en España va camino, sino lo es ya, de convertirse en una auténtica basura. En la última década, los sucesivos gobiernos socialistas y populares han implantado cuatro reformas educativas, cada cual menos acertada. Desde que el ministro de educación de turno tuvo la brillante idea de sustituir la Ley General de Educación de 1970 (ya saben, EGB, BUP…) por la LOGSE, España perdió el norte en materia educativa.

La idea de mantener obligatoriamente (retener si lo prefieren) a los alumnos hasta los 16 años ha resultado nefasta y ha desembocado en lo que, aquellos que se hacen llamar expertos, han acuñado como “objetores escolares”, vamos, los vagos de toda la vida. Este espécimen de alumnos no se limita a holgazanear en las aulas, sino que además boicotea sistemáticamente las clases dificultando hasta el exceso la docencia. Y como resulta que no se les puede expulsar del aula, tal y como se hacía antes con los díscolos, la situación se hace insostenible y aquellos que sí desean aprender ven retrasada su progresión.

Con la llegada se la LOGSE se inauguró una nueva etapa, la era del cachondeo en las aulas. Una época de anarquía en los pupitres que ha degenerado en contenidos aligerados hasta la ineptitud que crean analfabetos, con o sin título de ESO (el 30% de los alumnos abandona el sistema escolar sin el graduado elemental). Pero claro, tal y como reza la ley “los contenidos no son importantes, sólo las capacidades”. Resultado: alumnos que están convencidos de que El Lazarillo de Tormes y El Poema Mío Cid son del mismo autor, el Sr. Anónimo (Pérez-Reverte dixit), y que luego se plantan en una manifestación a protestar contra la LOCE o la LOE sin tener ni puta idea de su contenido.

Dice el catedrático Javier Orrico en su libro, La Enseñanza Destruida, que la educación española es el gran logro de enseñar nada a todos, idea que un servidor suscribe sin reservas. Apunta Orrico en su libro que los hijos de la LOGSE son individuos sin moral, incapaces de discernir entre el bien y el mal como consecuencia de que sus actos negativos no son sancionados. Sujetos que pueden llevarnos a una situación como la que se ha vivido en París, con disturbios provocados por jóvenes sin principios u otro tipo de normas éticas.

La otra son los profesores, que obligados como están a lidiar con delincuentes juveniles, se desmotivan por ejercer y acaban engrosando las listas de la sanidad pública hasta ser el segundo colectivo con mayor ausentismo laboral como consecuencia de depresiones (el primero es el policial), y como para no hacerlo…Corrigen exámenes abreviados con la jerga que se utiliza en los sms, carentes del menor sentido sintáctico y completamente vacuos en ideas. Son acusados sistemáticamente por sus pupilos de “acosarles” cuando se les regaña y exige un comportamiento adecuado.

¿Y qué hace este Gobierno para arreglar la situación? Propone una ley, la LOE, que mantenía la promoción de curso automática, que capacita a los diplomados universitarios (carrera de tres años cuando hasta ahora eran sólo licenciaturas de cinco) para poder dar clase en secundaria, incluso en materias que no sean de su especialidad, y lo mejor, “se autoriza a los alumnos a decidir libremente el no asistir a clase, con el simple requisito de reunirse y comunicarlo previamente”….Es de chiste.

¿Y qué hicieron los anteriores gobiernos para arreglar la situación? Delegaron competencias a las Comunidades Autónomas para que hicieran planes de estudio a la carta y que, por ejemplo, nos ha llevado a que un alumno de Álava sepa de memoria el nombre de todos los ríos, afluentes, montañas o descampados del País Vasco y, en cambio, no sepa situar a Córdoba en el mapa. También propusieron la LOCE, que no era sino un refrito mejorado de la LOGSE.

Uno ve este panorama, compara con otros países, y te da la risa. En Finlandia, al acabar el ciclo obligatorio, los pupilos dominan, entre otras cosas, cuatro idiomas. En España, el castellano y justito. Aquí, lo que se impondrá será el modelo norteamericano, dónde la educación pública carece de calidad. Una calidad y un prestigio que sólo garantiza la educación privada.

Les parecerá demagogia, pero ¿no será que los gobernantes pretenden aletargar las mentes de los chavales para así dominarlos mejor cuando crezcan y voten? Va a resultar que Nietzsche tenía razón, somos un rebaño de borregos incapaces de pensar por nosotros mismos. Por cierto, a este paso, igual en unos años los chicos creerán que Nietzsche era un futbolista alemán.

____________________

Javier Martínez Caravaca es periodista.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris