Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Asiento de tribuna   -   Sección:  

Despeje de dudas

Fran Villalobos
Redacción
viernes, 2 de diciembre de 2005, 20:37 h (CET)
La renovación de Iker Casillas como madridista hasta 2011 termina con el mano a mano que el guardameta había mantenido con el presidente Florentino Pérez en los últimos meses. En medio de una preocupante crisis de identidad y de resultados, el máximo mandatario del Real Madrid no ha podido regatear tanto dinero como pretendía en el contrato de Iker, uno de los pocos nombres de la plantilla que sigue escribiéndose en mayúsculas en todas las crónicas tras cada partido.

La frialdad que caracteriza a Casillas defendiendo el marco merengue ha dado sus frutos en la larga negociación. Madridista desde el biberón, Iker ha aguantado de pie hasta el final para evitar que le colasen un gol por la escuadra de su salario. La situación actual del Real Madrid y su ‘paradodependencia’ de Casillas, unida a los cantos de sirena emitidos desde Barcelona, han jugado a favor del número uno de la portería.

Florentino ya tiene atado al gran guardameta por el que empezar a construir un gran equipo. El último gran triunfador de la fábrica blanca es un símbolo para los chavales que pueblan la maltratada cantera merengue. Desde aquel primer viaje a Noruega o el debut oficial en La Catedral, pasando por el guiño que le hizo la fortuna en la final de Glasgow, Casillas ha materializado sus sueños atajando balones entre sus guantes.

La afición madridista al fin respira. Imaginar vestido de azulgrana al meta mostoleño removía el estómago de los seguidores vikingos, necesitados de ídolos de carne y hueso al otro lado del marketing. Casillas transmite sensaciones al público y evita que se pierdan partidos con sus intervenciones. Las licencias defensivas que, independientemente del sistema de juego del equipo, acostumbra a conceder la zaga madridista, le elevan a los cielos cada 90 minutos. Quizá sus estadísticas de goles encajados no le permitirán nunca conseguir un trofeo Zamora, pero los delanteros rivales sienten que, cuando enfrente está el Real Madrid, existe un altar en el área contraria y otro ‘Divino’ bajo los palos.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris