Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

¡Que llega el circo!

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 3 de diciembre de 2005, 05:49 h (CET)
Resulta que esta misma semana cinco payasos, ocultos tras máscaras cuales “gamberros de la gasolina”, no tuvieron mejor ocurrencia que, capitaneados por dos diputados, irse a intimidar a las personas que hacían cola delante de la sede de la emisora de la COPE en Madrid para firmar el Manifiesto de los Nueve y encadenarse allí. Sin duda todo un “acto de lucha y combate” en contra de la libertad. Una machada, vamos.

Una vez encadenados, los camisas negras del fascio catalán, desplegaron una pancarta pidiendo el cierre de la Cadena COPE. La “cadena del odio”. Lo de éstos es todo amor…

Casualmente estaban por ahí los medios de comunicación, sin duda avisados por estos muchachos tan demócratas. Y se montó el escándalo. Al público que por ahí pasaba, sin duda no acostumbrado a estos espectáculos totalitarios, no le gustó el show. Pero como los ciudadanos eran bastante más civilizados y educados que los de amarillo, la cosa no pasó a mayores. Qué decepción para los camisas negras…

Acudían los enmascarados a este acto de intolerancia capitaneados por el Herr Kommandant Puig, también conocido como el “hombre tiburón”, el mismo que en verano luce sus michelines al aire y su carnet de diputado en la boca mientras participa en asaltos a viviendas privadas de directores de medios de comunicación. El hombre tiburón no salió sólo a la pista. Junto a él estaba el equilibrista Tardá.

Un tal Puigcercós, que debe de ser el más listo de la cuchipanda circense, no sólo no ha pedido perdón por la barbaridad cometida por los diputados de su partido, sino que ha amenazado con repetir la ridícula hazaña y ha calificado el acto como “valiente”. ¡Ah! Y eso después de que su esquizofrénico grupo parlamentario haya presentado una propuesta no de ley ante el Congreso para compensar (¿indemnizar?) a las “organizaciones armadas” que combatieron, poniendo bombas y pegando tiros en la nuca, la infausta dictadura. O sea, para ETA, el GRAPO y, cómo no, Terra Lliure. O sea, para decirnos que el terrorismo a veces está justificado. Impagable ¿no?

Se presentó el otro día el hombre del talante en el Congreso y fue incapaz, a petición de Mariano Rajoy y por dos veces, de condenar unos actos tan execrables. Claro que el hombre del talante tampoco ha condenado ningún acto de asalto de sedes de partidos rivales. Así pues, ya tenemos al director de pista. Aunque sea por omisión.

El hecho aquí relatado no pasaría de ser un mal numerito de circo si el trasfondo del mismo no fuera gravísimo. Se trata de los “derechos” que ZP prometió después de “ocho años de derechas”. A las detenciones ilegales, tres por ciento, montillazos, decretazos y barrabasadas varias se une ahora el perseguir y cerrar por las bravas los medios de comunicación independientes por no querer someterse a la dictadura fascista que tratan de imponer en Cataluña. La estrategia, típicamente totalitaria, es tan evidente que resulta grotesca: el que no opine como yo o no diga lo que yo quiero que diga, miente. Y luego yo me erijo en Juez y verdugo (CAC) y decido qué hacer con los “mentirosos”.

Los de ERC, constituídos en nuevo Tribunal de Orden Público, con la connivencia del PSC y del PSOE, acusan a la COPE de mentir, pero no nos cuentan una sóla presunta mentira. ¿Es acaso falso lo del tres por ciento? ¿Es falso que el Estatuto es un engendro de corte totalitario? ¿Es falso que La Caixa condonó una deuda al bachiller Montilla? No. Es completamente cierto. Y eso es lo que estos payasos enmascarados no soportan: la verdad.

Señores, en las democracias son los periodistas quiénes persiguen a los políticos. Sólo en las dictaduras son los políticos quiénes persiguen a los periodistas. Persecucion, por cierto, acompañada de amenazas, visitas de incógnito al Vaticano, embestidas ministeriales, jueces injuriando dolosamente a locutores, campañas de desprestigio personal… y silencio o equidistancia entre los profesionales de la comunicación vendidos al régimen.

Vamos, que si no fuera porque la cosa es seria y gravísima, con intento de legitimacion de bandas terroristas incluida, les diría aquello de “¡Qué llega el circo!”.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris