Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Amor hasta la muerte

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
sábado, 3 de diciembre de 2005, 05:49 h (CET)
Ya lo dijo hace años Pablo Neruda, “es tan corto el amor y tan largo el olvido”. Ahora los científicos de la universidad italiana de Pavía han descubierto que la molécula del amor sólo dura un año.

Cuando los adolescentes que empiezan a tener uso de conciencia lean esta noticia, más de una joven que soñaba con un príncipe azul no tendrá más remedio que claudicar con los cánones marcados por la sociedad, y vivir de flor en flor esperando no dar con un capullo. Ellos mientras tanto lucharán por no ser atrapados por esa molécula, que tras un año de amor les dejará varios para el olvido.

El hallazgo no parece pillar a nadie por sorpresa, incluso más de uno debe creer que es demasiado para los tiempos que corren. La realidad es que hoy en día el amor no es lo que era antes, o bien antes no existían tantas libertades como las que hoy tenemos, sobretodo para la mujer.

Sin embargo esto ha generado una oleada de violencia desmedida por parte de los maridos y novios abandonados, que no aceptan la soledad creyendo que la pareja era de su propiedad, les hiere allá donde más les duele, el orgullo, al ver que ellas pueden vivir perfectamente sin ellos.

Ayer localizaban el cuerpo del asesino de Roses, que mató a su mujer antes de incendiar la casa para luego ahorcarse él. Estos hechos son muy frecuentes en los últimos tiempos y no parece que vaya a cambiar para mejor, por desgracia. Lo peor de todo, además de morir matando, es que lo hacen por amor. Debe existir otra molécula, la del odio, que probablemente sólo dure unos minutos, los que siguen cuando se termina la del amor.

Pero el amor muere de muchas maneras, incluso cuando la pareja está más enamorada que nunca. Dos ejemplos claros que muchas personas unen y son bien diferentes son la mala suerte y las irresponsabilidades.

Ayer Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre volvieron a nacer. La mala suerte pudo haber segado sus vidas pero tuvieron suerte y pueden contarlo, incluso escuchar las bromas macabras de Josep Borrell. Cabe decir que mi simpatía al PP es prácticamente nula, pero antes que políticos son personas y el incidente no tuvo la menor gracia.

Por otra parte está la irresponsabilidad. Aprovechando el puente que se avecina con tiempo inestable y las carreteras comenzarán hoy a engrosar las estadísticas de muertos, quiero volver a insistir sobre este tema. Hay amores que nacen en las caravanas y otros mueren con las autopistas despejadas, pero basta con coger el volante después de consumir alcohol u otras sustancias para que el amor se termine. Lo peor de todo, es cuando tu conduces y te salvas, pero por culpa de tu irresponsabilidad tu pareja no. Piénsalo.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris