Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Dextrogiro alemán (I)

Raúl Tristán

viernes, 2 de diciembre de 2005, 01:34 h (CET)
Una superficial lectura de la reciente victoria electoral de Angela Merkel, sólo ve en ella el resurgimiento de la figura de la mujer como terrible animal político en la escena europea, tras la desaparición de dicho escenario de la que ha sido hasta ahora su más grande representante: la “Dama de Hierro” Margaret Tatcher.

Sin embargo, una interpretación más profunda de lo ocurrido en Alemania debe pasar a mi modo de ver por dos consideraciones fundamentales y, para ello, en primer lugar debemos analizar el complicado proceso previo que ha dado lugar a que la dueña y señora de la CDU se encuentre sentada hoy en el sillón principal de la cancillería alemana; en segundo, lo que el acceso al poder de los cristianodemócratas significa para Europa y, más concretamente, para España.

Respecto a la primera cuestión, en mente de todos está la situación de crisis sufrida en el seno de su gobierno por el predecesor de Merkel en la cancillería, el socialdemócrata Gerhard Schröder, con la consecuente pérdida de confianza que le llevó a tomar la dura y arriesgada decisión de convocar elecciones. De este asunto quiero destacar la valentía mostrada por el excanciller al emprender un camino que lejos de ser llano y agradable al caminante, a todas luces era sinuoso y empinado, presentando una enorme dificultad, y al final del cual se auguraba, casi con certeza, su salida del poder. Sólo errando se aprende, de modo que es en las dificultades y en los tropiezos de la vida en los que los grandes hombres demuestran su valía. Y el excanciller alemán la ha demostrado. Ha sido esta una lección de la cual deberían tomar buena nota los políticos españoles.

Pero aún digo más, debieran hacerlo en mayor grado de los acontecimientos que tuvieron lugar tras la derrota de Schröder, es decir, del acuerdo sin sangre habido entre los dos partidos, el SPD y la CDU. Un acuerdo sin trapos sucios, sin traiciones, sin puñaladas traperas. Con una retirada silenciosa del perdedor, que no ha intentado aferrarse numantinamente al poder, y una decisión común de los partidos de compartir/repartirse el buen gobierno de Alemania sin trifulcas, sin algarabías, sin voceríos acusatorios o vejatorios.

Y digo yo, ¿cuándo será posible en España asistir a algo semejante?. Es de suponer que jamás. España es un país de egoístas trepas, de pelotas y de pisacabezas, de caínes ansiosos de tomar el pedazo más grande del pastel.

De aquí pueden surgir líderes de rebeliones y guerrillas, de revueltas y de manifestaciones, de tribunales inquisidores, de locuras que harían temblar al planeta entero, de ideas de grandeza y de conquista imposibles, individuos que en un arrebato serían capaces de tomar a la bayoneta Fort Knox, ... pero jamás saldrá un alma que aúne los ánimos en una misma civilizada empresa por el bien común, por la unidad hacia el futuro.

Aquí nos descuartizaremos mutuamente, al igual que poco a poco desmembramos el país, antes que unir esfuerzos en una lucha compartida. Lo que es lo mismo, y lo digo ya claro, que PP y PSOE, ayudados por los múltiples bufones repartidos por PSC, ERC, PNV, etc., seguirán ad aeternum tirándose los trastos a la cabeza, pero esos trastos, desgraciadamente, no se estrellarán en las testas vacías de nuestros políticos, sino que le continuarán cayendo encima al pueblo español, receptáculo último de los desvaríos de nuestros ilustres oradores.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris