Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   EUTANASIA   Religión   Política   -   Sección:   Opinión

La eutanasia vuelve al debate público

Ante la muerte, el hombre tiene derecho a decidir, al igual que lo tiene a decidir sobre cómo quiere vivir
Fausto Antonio Ramírez
sábado, 12 de mayo de 2018, 13:12 h (CET)

El término eutanasia se ha convertido en una especie de cajón de sastre donde cabe todo, desde la eutanasia pasiva, la eutanasia activa, la ortotanasia, la distanasia, y sobre cada uno de ellos podríamos estar horas discutiendo.


Por otra parte, las implicaciones sociales, éticas, jurídicas, teológicas, médicas y deontológicas no facilitan para nada el debate. La premisa mayor que ofrece la Iglesia para negarse a cualquier tipo de reflexión o discusión sobre el tema, que de hecho, es la argumentación tácita que sostiene el PP para su abstención en el Congreso frente al resto de grupos parlamentarios, se basa en que la vida es un don de Dios, de la que Él es el único dispensador y propietario.


Paradójicamente, cuando Dios le ofrece al hombre el regalo de la vida, lo hace asumiendo todas las consecuencias, y una de ellas es la que el hombre pueda decidir libremente poner fin a su vida, ya que se trata de un “regalo” sin condiciones.


Ciertamente, la libertad, en sentido teológico, no es sólo la posibilidad de decidirse por una cosa o por otra, sino la posibilidad que tiene el hombre de disponer de su propia vida.


Ante la muerte, el hombre tiene derecho a decidir, al igual que lo tiene a decidir sobre cómo quiere vivir. Por eso, ni a los familiares, ni al médico les puede ser indiferentes la libertad del enfermo. En este sentido, todos, pero especialmente los médicos, deberían ser servidores de esa libertad que no les pertenece.


En cuanto a la cuestión del suicidio, es fácil entender, desde esta argumentación que, en salvaguarda de la libertad individual y de la disposición que todo hombre tiene sobre su vida, se comprenda como un derecho inalienable.


No olvidemos que el enfermo es ante todo dueño de su cuerpo y de su espíritu. Por lo tanto, debe poder decidir sobre su vida y sobre su muerte, y cuando se convierte en una persona dependiente, también puede decidir sobre el tipo de cuidados utilizados para mantenerlo en vida y retrasar su muerte. La capacidad de elegir la muerte es un derecho que nadie le puede arrebatar, ni controlar desde fuera.


La dignidad de la persona debe estar garantizada, y si una persona se siente denigrada por su estado físico o mental, debería poder poner fin a su vida, cuando lo juzgue oportuno.


La voluntad del paciente y su libertad de elección deberían ser tomadas en consideración. La ley, en este sentido, debería permitir que el enfermo pueda recibir, desde su libertad de conciencia, la ayuda necesaria para poder morir.


Desde el momento en el que Dios le regala la vida, sin condiciones, el hombre se convierte en titular de los derechos asociados a su cuerpo. Debe ser el único en poder decidir lo que quiere hacer con su cuerpo y con su espíritu, es decir, de lo que hace que exista en cuanto Hombre.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas

El barco escoba

El Aquarius se ha convertido en el barco escoba del Mediterráneo

Jaque al Rey

Borbones en entredicho

¿En qué España nos han metido ustedes, señores?

“Madero ha soltado al tigre, a ver si puede domarlo” Porfirio Díaz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris