Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La manada   Justicia   Sexualidad   -   Sección:   Opinión

La Manada, ¿pasión, naturaleza o delito?

Las pasiones de La Manada
Fausto Antonio Ramírez
domingo, 6 de mayo de 2018, 12:59 h (CET)

La pasión amorosa comienza habitualmente por un desfase notable con relación a la realidad. Y esto es así porque proyecta todo tipo de cualidades sobre el ser que es objeto de esa pasión. En otras palabras, es como una especie de sublimación del sentimiento de unión. Por tanto, la pasión es una ilusión, a través de la cual el individuo se vuelve ciego.


Por pasión se cometen abusos y violaciones, sin pensar en las consecuencias psicológicas, físicas, y legales que estas pueden tener sobre la víctima y los propios agresores. No cabe duda de que la pasión puede llevar a todo tipo de actos escalofriantes e irracionales.


La sociedad actual anima a la gente a tener todo tipo de pasiones desenfrenadas, desarrollando así una gran parte de egoísmo personal que termina por debilitar hasta el extremo a la propia sociedad.


La ceguera que produce la pasión enfoca unilateralmente todas las energías hacia el objeto deseado o mejor dicho, el sujeto que sufre las consecuencias del desenfreno de los demás. De tal manera esto es así, que el individuo se ve únicamente ocupado por una sola realidad, el resto no importa, y por tanto se deja de tener una visión justa de la realidad, puesto que se oculta aquello que pudiera entorpecer la pasión en sí. El objeto o el ser de la pasión se diviniza, pero es una devoción contraria a la razón.


La pasión, en su ceguera más absoluta, se puede convertir en locura mortífera, puesto que si no se puede poseer, por propia voluntad de la víctima, se puede llegar a su propio sacrificio.


En la pasión interviene paradójicamente una pasividad activa. La Manada sabe que no debería hacer eso, y sin embargo lo hace. Bien se dice que es más fácil renunciar a una pasión que dominarla. En un primer momento, la pasión se puede controlar, pero si se está bajo los efectos del alcohol y las drogas, se convierte en algo cegador.


Podemos pensar que la sexualidad concierne únicamente a la esfera privada del individuo. O por el contrario podemos pensar que la sexualidad concierne a la sociedad en su conjunto, y por consiguiente, esta tiene el derecho y la obligación de prohibir ciertas prácticas sexuales, en función de la concepción que se tenga de la naturaleza humana, del orden social, etc.


No olvidemos que la sexualidad no representa la única “actividad sexual” de la que los hombres, en sentido general, son capaces de vivir. En realidad afecta al conjunto de la humanidad.


La sexualidad humana se distingue de la de los animales por el hecho de que los hombres establecen ciertas prohibiciones, como el incesto, el abuso, o la violación.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris