Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Parlamento de Chechenia

Yuri Filippov
Redacción
lunes, 28 de noviembre de 2005, 04:30 h (CET)
El 27 de noviembre en Chechenia se celebran los comicios legislativos. El elemento sensacional es que en las elecciones pueden participar las personas del entorno inmediato de Aslán Masjádov, líder secesionista de Chechenia eliminado en marzo pasado. Ibrahim Jultygov, quien dirigió el Servicio de seguridad en el Gobierno de Masjádov, y Salambek Kunchalov, ex diputado del Parlamento de la llamada República de Ichkeria, desarrollan la campaña de forma autónoma, mientras que Magomed Jambiev, antiguo ministro de Defensa en el bando separatista quien se entregó a las tropas federales la primavera pasada, se presentará a las urnas como el número dos de la lista de la Unión de Fuerzas de Derecha (UFD), partido liberal ruso.

Aparte de los liberales orientados a Occidente, Jambiev cuenta con el apoyo de Ramzan Kadyrov, vicepresidente primero del actual Gobierno de Chechenia e hijo del presidente Ahmad Kadyrov, muerto en un atentado terrorista. Ya en primavera de 2003, Kadyrov consiguió de Moscú una amnistía a gran escala para los ex combatientes separatistas que no hubieran cometido delitos de gravedad. Varios miles de personas pudieron gracias a ello escapar a los tribunales y se incorporaron a las milicias de Ramzan Kadyrov, quien en el pasado había peleado como su padre contra el Ejército federal pero más tarde, como su padre también, recibió la Medalla de Héroe de Rusia, otorgada por el presidente Vladímir Putin por los méritos especiales ante la nación.

La incorporación de varios personajes influyentes del bando separatista a la campaña electoral permite aprovechar estos comicios como herramienta para promover la reconciliación en Chechenia, que se está recuperando a duras penas de guerras intestinales. Formalmente, la amnistía de 2003 ya no tiene efecto pero las autoridades chechenas recuerdan cada dos por tres que están abiertas para negociar con cualquier persona dispuesta a dejar la lucha armada y reintegrarse en la vida civil.

No es casual que Grozny interprete el término "terrorismo" de manera un tanto diferente. Mientras Moscú llama "terrorista" a cualquiera que haya organizado o perpetrado un atentado, independientemente de que las víctimas hayan sido civiles o militares, el presidente checheno Alu Aljanov dice que "el terrorista es la persona que atenta contra la vida y la libertad de las personas inocentes: mujeres, niños y ancianos". Para él, son terroristas quienes tomaron rehenes en una escuela de Beslán o en una casa de maternidad en Kizliar, pero en ningún caso cualquiera de los combatientes de la guerrilla secesionista. "Hay gente engañada y despistada ahí, que ha cogido las armas a causa de la injusticia" - sostiene el dirigente checheno aludiendo a las múltiples "desapariciones" de personas "sospechosas" durante las llamadas operaciones de limpieza que son organizadas por los cuerpos de seguridad.

Anteriormente, Aljanov había anunciado que en las elecciones podrían participar los representantes de todas las fuerzas políticas, incluidos los separatistas, a condición de que depusieran las armas y renunciaran del todo a la lucha armada. Al mismo tiempo, el presidente de Chechenia afirma que los verdaderos terroristas no podrán penetrar en el Parlamento "porque cualquier candidato estará a la vista de toda la población gracias a unos comicios limpios y transparentes".

En la actualidad, son 351 candidatos que disputan los 58 escaños del Parlamento de Chechenia. La Asamblea Popular, ó Cámara baja, tiene 20 escaños que se jugarán entre ocho partidos políticos, entre ellos, seis organizaciones que operan a escala de toda Rusia: el partido oficialista "Rusia Unida", los comunistas, "Ródina"("Patria"), el Partido Liberal Demócrata de Zhirinovsky, así como los liberales de la UFD y "Yabloko". Después de esta votación, Chechenia tendrá un Parlamento propio como las demás entidades federadas en el seno de Rusia. La única diferencia es que en esta asamblea legislativa podrían verse quienes otrora pelearon en los bandos contrarios.

____________________

Yuri Filippov es columnista de RIA "Novosti".

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris