Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   Madrid   PP   -   Sección:   Opinión

La ciénaga de las pasiones

“No hay mejor garantía que un hombre cuya lealtad puede comprarse con dinero” Frank Langella
César Valdeolmillos
viernes, 4 de mayo de 2018, 06:54 h (CET)

Durante las últimas semanas, ¡Qué triste espectáculo hemos ofrecido al mundo y qué imagen de sangrienta cacería política llevada a cabo en la Asamblea de Madrid, es la que hemos contemplado todos los españoles!


Día a día, la inmisericorde campaña de acoso y derribo contra Cristina Cifuentes se me antojaba una escena similar a la que se desarrolla durante la salvaje cacería del zorro, en la que a la víctima no se le da respiro hasta acabar con ella.

Una vez más, el bandolerismo — ¿político?— de los bajitos, convirtió un grano de arena en una montaña para tapar la ciénaga en la que tienen cabida y conviven —a veces en obsceno incesto— las más bajas pasiones del ser humano, encarnadas por la vanidad, el arribismo, la ambición, el envanecimiento, la apariencia, la falsedad y la hipocresía, fruto de la ignorancia.


Bajo ningún concepto trato de exculpar de la responsabilidad de sus actos a la que fue Delegada del Gobierno, Diputada, Presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, más que por la importancia y trascendencia intrínseca de los mismos, porque al ser una figura con amplia proyección pública, sus actos constituían un punto de referencia para el resto de la sociedad, que en mi opinión, como el de todo dirigente, debería haber sido ejemplar.


A Cristina Cifuentes no se le ha acosado y perseguido como a una alimaña por ninguna causa imputable al ejercicio de su actividad pública, sino por hacer gala de un mérito académico que ni había ganado por sus méritos, ni le correspondía.


Un hecho sin duda alguna censurable, que denota el complejo de inferioridad intelectual derivado de la precaria formación —a veces nula— de las personas que integran los cuadros de los partidos y a las que estos sitúan en cargos que terminan por convertirse en una carga por su insolvencia para desempeñarlos.


Podría parecer una incongruencia pero estos son los individuos a los que a los partidos interesa situar en puestos clave de la política, sobre todo, porque cuando a un pescadero que carece de otros conocimientos ajenos a los de su profesión —actividad por la que siento un profundísimo respeto por lo dura y sacrificada que es— por el hecho de militar en un partido político o en un sindicato se le sitúa al frente de la presidencia de una Caja de Ahorros, y de la noche a la mañana, de un modesto beneficio comercial, pasa a ganar casi 150.000€ anuales y obtener préstamos de la caja que preside por casi un millón de euros, por su propio interés, presumiblemente será ciegamente fiel a la jerarquía del partido, al margen de cualquier principio o convicción personal, en el caso de que la tuviere.


En el caso de la ya expresidenta de la Comunidad de Madrid, los reyezuelos y notables de los partidos de la oposición, acompañados de algún fuego amigo, encontraron en Cifuentes una presa propicia, y de inmediato organizaron la cacería.


La aullante y brava jauría de perros rastreadores, entrenados bajo el mando de sus amos para detectar y perseguir a la presa elegida, la acosaron hasta el agotamiento con despiadada saña, hasta acorralarla y darle una más que cruel muerte política.


No se organizó semejante cacería contra los bajitos de todas las ideologías, que desde hace muchos años, vienen cometiendo el mismo pecado cometido por la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, sin que hayan sido sometidos a la lapidación pública que ha sufrido Cifuentes.


No me atrevería a afirmar que de los partidos que forman el arco parlamentario, haya uno solo que esté limpio de esta lacra.


Hemos pagado y seguimos pagando a cargos públicos, que sin estar habilitados para ello, afirmaban ser y haber ejercido la abogacía, la medicina o la psicología. Han asegurado ser doctores quienes jamás redactaron una tesis, licenciados en Dirección y Administración de Empresas, quienes solo tienen educación primaria, diplomados en Magisterio, los que nunca vieron en sus manos el título y “posgrados” de Harvard obtenidos en cursos de cuatro días en Aravaca (Madrid).


En esta feria de las vanidades, nos tropezamos con un presidente del Comité Olímpico Español que fue acusado de plagiar un trabajo con el que pretendió obtener el doctorado, y alguno hubo, cuya desvergüenza le llevó a lucir la riquísima indumentaria que en las ocasiones solemnes luce la comunidad universitaria, sin que el birrete se le cayera de la cabeza.


Y ya puestos a darse importancia, ¿Para qué pararse en barras? Hasta una ministra tuvimos que afirmó haber formado parte del claustro de profesores de una Facultad inexistente.


Me pregunto ¿Por qué cuando se descubrió cada uno de estos fraudes no se clamó por una Comisión de investigación que los aclarase y condenase a los culpables a su exposición en la plaza pública? Que yo sepa, contra ninguno de los responsables se organizó cacería semejante a la llevada a efecto contra Cristina Cifuentes.


Lo más oprobioso de estos sucesos es que la mayoría de sus tristes protagonistas —sino todos— siguen recibiendo del erario público —directa o indirectamente— percepciones que jamás en su vida hubieran soñado alcanzar y que escandalizarían a los millones de mileuristas españoles.


La desvergüenza y el impudor de estos gnomos que viven a costa de lo que sacan de nuestros bolsillos llega tales extremos como el hecho de que quien registró la moción de censura contra la expresidenta de la Comunidad de Madrid, había cometido similar pecado del que a ella se le acusaba.


Un largo listado de ex altos y altos cargos públicos, han sido "cazados" mintiendo al falsear sus Currículum Vitae, pero salvo la expresidenta de la Comunidad de Madrid, ninguno de ellos dimitió en su momento y lo que es más oprobioso: incluso después de haber reconocido su falta sin ruborizarse, todos continuaron “sacrificándose por el pueblo porque siguen sintiendo la llamada del servicio público”, y naturalmente…. ¡poniendo el cazo!


Lamentablemente, los partidos políticos son la tierra prometida de los arribistas sin ideología. Son organizaciones con muchos votos, muy pocos afiliados, y de ellos muy escasos los que puedan tener alguna formación y experiencia para optar a cargos públicos. Constituyen el camino más corto para quienes quieren ascender rápido y con poco esfuerzo.

El resultado de esta realidad, complementado por una ley electoral que castra la verdadera democracia, es la actual situación del país: un Estado inconsistente dirigido por una cuadrilla de trepas. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

España reacciona: PP, PSOE y Ciudadanos, unidos frente al separatismo

Pedro Sánchez se une al pelotón de los buenos

Entretelones de la Boda Real

Para Elizabeth II esta boda debería traer muchos recuerdos y sentimientos encontrados

La victoria de Maduro. ¿A dónde va Venezuela?

Maduro fue re-electo con 2/3 de los votos emitidos, en medio de un aumento del ausentismo y de llamados de la derecha para anular los comicios

¿Cómo será mi vida en el Más allá?

Deberíamos querer averiguar qué hemos causado en nuestros tiempos pasados

Puerta a la esperanza

La incredulidad es la llave que cierra la puerta a la esperanza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris