Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Los leones y los días   -   Sección:   Opinión

Cisma en la derecha israelí

Sergio González García

viernes, 25 de noviembre de 2005, 03:32 h (CET)
El abandono del partido representativo de la derecha judía, el LIKUD, de uno de sus principales fundadores, Ariel Sharon, ha conmocionado la vida política israelí, que siempre había vivido un tradicional bipartidismo. La nueva formación llamada “Refundación Nacional” tendrá una ideología centrista, visión que nunca ha caracterizado al hombre encausado por los asesinatos de Sabra y Shatila en el Líbano en 1982. El actual Primer Ministro será el candidato de un partido creado desde la nada, y para ello se ha llevado consigo a los catorce colaboradores más importantes de su actual gobierno, entre ellos el conservador Ehúd Olmert, al que se unirían próximamente algunos diputados moderados del partido Laborista como el histórico ex Primer Ministro, Simón Peres, o los subalternos Haim Ramón y Dalia Itzik.

Estos acontecimientos han venido de la mano del líder sindical Amir Peretz, ex Alcalde de Sderot, ciudad cercana a la franja de Gaza, quien ha representado en los últimos años una línea más radical en los postulados del tradicional acomodado laborismo. En sus elecciones internas la sorpresa fue mayúscula ya que el actual Viceprimer Ministro del gobierno central israelí, Simón Peres, vio como caía su sempiterno dominio y se veía obligado a retirarse de la primera plana que siempre han ocupado los dirigentes procedentes de Europa Occidental.

Pero, en el bando derechista las cosas no han ido mucho mejor, puesto que, aunque las críticas hacia la huida de Ariel Sharon han sido muy caudalosas, ahora necesitan acabar con una crisis inesperada actualmente, pero que, con la retirada de Gaza, se preveía próxima. Algunos de los máximos líderes del LIKUD como el Ministro de Defensa, Saul Mofaz, el responsable de la cartera de Exteriores, Silvan Shalom, y el halcón de la ejecutiva central del partido, Uzi Landau, se han postulado para ocupar la vacante al frente de la ejecutiva de la formación, si bien el máximo de los candidatos es el ex Primer Ministro y anterior responsable de las finanzas del país, el ultraconservador, Benjamín Netanyahu, quien desde hace tiempo cuenta con las bases como firme aliada en su cruzada contra la política liberal diseñada por Sharon.

Ante esto, el Presidente del país y también miembro del principal partido conservador, Moshe Katsav, ha decidido disolver la Kneset y convocar elecciones para el 28 de marzo, comicios que se presentan muy abiertos ante las recientes encuestas que pronostican una considerable subida de la nueva formación que puede presentarse con el nombre de Kadima (Adelante), pudiendo llegar incluso los cuarenta diputados, que le darían una sólida posición de cara a futuras negociaciones con los liberales laicos del Shinui y con los laboristas. El Partido Laborista va a verse beneficiado por la política social impulsada desde hace años por el máximo dirigente de la central sindical del estado, Amir Peretz, y puede subir más de cinco escaños, rompiendo de este modo con la tendencia de las últimas elecciones en las que la bajada ha sido continua y pronunciada.

En cambio, el “partido de los colonos” puede verse en una complicada tesitura que lo obligue a integrarse en la nueva formación, puesto que sólo alcanzarían quince diputados, sin la representación necesaria para decidir en los asuntos más relevantes de la política nacional. El bipartidismo histórico puede quedar fuertemente dañado si, como hasta ahora nunca ha ocurrido, acaba triunfando una opción intermedia a los bloques tradicionales.

El viraje a la izquierda acometido en los últimos años en los países sudamericanos puede ser mayor si en Perú, el ex Presidente del país, Alan García, alcanza el poder. En las elecciones de 2006, en las que concurren partidos de muy variadas ideologías, debe ser elegido el sucesor de un hombre en el que se depositaron muchas esperanzas de las que ha cumplido muy pocas, Alejandro Toledo. El Jefe de Estado entre 1985 y 1990 se presentó a las elecciones por el Partido Aprista, y consiguió suceder en el cargo al conservador Fernando Belaúnde Terry. Durante su mandato dejó un país arruinado desde el punto de vista económico y social, si bien todo ello tuvo su origen en la legislatura previa.

En los próximos comicios tendrá que competir contra dos candidatos que hoy en día le superan en valoración y estimación de voto. Por un lado la conservadora Lourdes Flores, quien encabeza los sondeos con el veintiocho por ciento de los sufragios y el centrista Vicente Paniagua, quien llega al veinte por ciento según los institutos demoscópicos. A todo ello hay que añadir el impedimento en el que se encuentra actualmente el exiliado, Alberto Fujimori, ex Presidente durante ocho años, quien huyó a Japón y actualmente se encuentra retenido en Chile por la orden de búsqueda y captura expresada contra él por el gobierno andino.

Alan García que perdió en las elecciones de 2001 contra el líder indígena, Alejandro Toledo, también mantuvo problemas con la justicia una vez finalizado su mandato electoral. Su enriquecimiento personal y cohecho pasivo fue castigado por el entonces fiscal del Tribunal Supremo, Miguel Aljovín, quien solicitó que el Presidente fuera condenado a diez años de prisión y el pago de cien millones de dólares. Su exilio en Colombia durante esta década le permitió la prescripción de su delito y la posibilidad de presentarse en otro proceso electoral. Los de 2006 serán los últimos en los que encabece una lista partidista, puesto que considera que ha dado todo lo que podía dar al país.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris