Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

Violencia de sexo, violencia de datos

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
viernes, 25 de noviembre de 2005, 03:32 h (CET)
La celebración el día 25 de noviembre del Día contra la Violencia de Sexo (que no “género”, que éste en un concepto gramatical y no sexual ni referido a clases de seres humanos, sino que siempre se habló del “género humano”) nos permite situar el problema de la violencia familiar en España en sus verdaderos parámetros, muy distintos a la información sesgada con que la propaganda del Estado español intoxicará la conciencia ciudadana en esta fecha, como lo hace todo el resto del año.

Lamentemos, pues, en orden de mayor a menor gravedad numérica las principales manifestaciones y lacras de este desdichado fenómeno en España.

Lamentemos las decenas de miles de Menores españoles que este año 2005 se incorporarán a la nómina del ya casi millón de “huérfanos de vivos”, es decir, niños que no podrán relacionarse con uno de sus progenitores, porque el miembro de la pareja que obtenga la custodia sobre ellos, podrá impedir impunemente que se relacionen con el otro progenitor, sin que exista una sentencia que lo prohíba (al contrario, incumpliendo las sí existentes en sentido contrario), por simple deseo de venganza contra su ex-pareja.

Se trata de la principal manifestación de la violencia familiar o de sexo en España, sin ningún “género” de dudas. La más extensa y dramática. Además de la causa fundamental de los proporcionalmente pocos conflictos que luego estallarán con otro género de violencia.

Lamentemos las 500 muertes por suicidio al año en España de personas (de ambos sexos) que llegan a tan drástica determinación después de que los Tribunales de Justicia española NO den solución a sus conflictos de pareja. También, como en el caso anterior, son los inoperantes Tribunales de Justicia (y otros organismos del Estado) los culpables directos de esta segunda por gravedad manifestación de la violencia familiar en España.

Lamentemos las 70 mujeres que mueren asesinadas al año por su pareja masculina en España. Así como también los 30 hombres que mueren al año a manos de su pareja femenina, de los que nadie se acordará en esta fecha como tampoco se divulgan sus casos a lo largo del año.

Lamentemos las 15 muertes al año entre miembros de parejas homosexuales (masculinas o femeninas) que tampoco aparecerán en los medios de comunicación. Porque la violencia que se ejerce contra los datos ocultará todo lo que no sirva para satanizar a un único sexo, que es lo que se pretende con campañas de este “género”.

Y lamentemos que este año y con esta celebración los principales responsables de tan perversa podredumbre todavía no se conozcan públicamente ni reciban la sanción que merecen: los inoperantes Tribunales de Familia españoles y las mafias sexistas que medran al calor de los cargos y de los presupuestos de la Administración (judicial y no judicial) española. Y que, obviamente, viven tan bien a costa del sufrimiento ciudadano... que harán todo lo imaginable para que la situación se desconozca.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris