Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Soluciones para la pobreza

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
jueves, 24 de noviembre de 2005, 03:51 h (CET)
Ha tenido que pasar mucho tiempo para que a alguien se le haya ocurrido un plan de choque para hacer algo contra la pobreza, incluso corriendo el riesgo de perjudicar sus propios intereses. El presidente de Francia, Jacques Chirac, ha impulsado una medida que busca ayudar a los países más pobres y lo quiere hacer imponiendo una “contribución solidaria”, de uno a 40 euros en cada billete de avión que se compre en el país galo, a partir del próximo 1 de julio de 2006.

Me parece una medida estupenda, algo que por otra parte no ha sentado nada bien a las compañías aéreas ni agencias de viaje, ya que lejos de pensar que la gente volará más feliz sabiendo que están contribuyendo a erradicar el hambre de los países más desfavorecidos o arrasados por las guerras, desgracias de la naturaleza o que no tienen ni siquiera medicinas, creen que la medida les va a perjudicar.

Cada año mueren de hambre alrededor de 6 millones de niños, muchos son recién nacidos que además del hambre mueren por culpa de enfermedades mortales en países como África y que en Europa se curan con una medicación que allí no existe, como por ejemplo un sarampión o una diarrea.

Cada vez tenemos más cerca las fechas navideñas y comprar se convierte en una obligación. Da igual la persona y el regalo, la gente de nuestro alrededor compra y nosotros tenemos que hacerlo también. Sin embargo cuando leemos noticias, encuestas e informes sobre la pobreza, nos lamentamos durante cinco minutos y a veces, eso nos ayuda a superar un mal momento e incluso alegrarnos de vivir donde vivimos. Gozamos de telefonía móvil con un sinfín de opciones cuando hay lugares donde no tienen con que comunicarse. Compramos ropa cara para ocasiones especiales y después se queda en el armario, mientras hay muchas personas que pasan los inviernos con una manta y poco más.

Lo peor de todo es que jugamos con la comida cuando hay gente que se muere de hambre. Nos falta el dinero cada fin de mes pero no hay fin de semana que se salve de algún exceso. Podemos comprar compulsivamente y tirar la comida que caduca en la nevera… ¿sabes cuantos niños darían las gracias por ella? Y lo mejor de todo, sería muy difícil encontrar una sonrisa agradecida tan auténtica como la de esos niños, un beso o abrazo más tierno y una mirada más profunda y sincera de la que ya quisiéramos muchos adultos del primer mundo.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris