Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   FC Barcelona   Política   Cataluña   -   Sección:   Opinión

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu
Jorge Hernández Mollar
sábado, 21 de abril de 2018, 00:46 h (CET)

Sr. Josep María Bartomeu

Presidente del Fútbol Club Barcelona

Dentro de unas horas, si Dios no lo remedia y todo me indica que no lo va a hacer, se producirá el encuentro político-deportivo entre el Club que Vd. preside y el Sevilla Fútbol Club para disputar la tradicional “Copa del Rey”.


Es evidente que tachar un evento como éste de político-deportivo no resulta grato ni adecuado para los que entendemos que la vida normal y corriente entre los españoles debe transcurrir desde el respeto mutuo y la convivencia pacífica entre las personas y las instituciones que las representan, como ha venido siendo desde la proclamación de nuestra Constitución en 1978 con la lamentable excepción de los trágicos acontecimientos del País Vasco convulsionado durante demasiados años por la criminal banda de ETA.


Pero en estos últimos meses millones de ciudadanos españoles siempre respetuosos con Cataluña, su lengua, sus costumbres y hasta con su señera nos sentimos agraviados e insultados, nacional e internacionalmente, por los dirigentes independentistas de su tierra que irracionalmente están empeñados en fracturar la sociedad a la que su Club y Vd. pertenece y a manchar y ensuciar los símbolos de España y a quienes los representan.


En unas recientes declaraciones suyas pide Vd. respeto a Cataluña, entiende que silbar al Rey y al Himno Nacional es una protesta “ por determinadas actitudes contra el pueblo de Cataluña en los últimos años” y que eso no significa menospreciar nuestros símbolos nacionales.


Con estas declaraciones a las puertas ya del encuentro futbolístico, ha estropeado la fiesta, ha politizado una vez más a su Club y ha contribuido a tensionar un ambiente que nos llena de preocupación y tristeza a quienes solo vemos en el futbol o en cualquier actividad deportiva una confrontación noble y leal para alcanzar el éxito de la victoria.


Tengo el pleno convencimiento de que el partido entre su Club y el Sevilla para conseguir la Copa del Rey que, curiosamente miles de seguidores de su entidad desprecian, no se suspenderá y que la Marcha Real será escandalosamente pitada mientras miles de banderas independentistas volverán a herir el sentimiento de millones de españoles.


Pero, lo cierto y verdad es que en mientras en España piropear o silbar a una mujer ya se entiende como una actitud machista y condenable o quien silba a un jugador negro es tachado de racista, como acertadamente expresa la viñeta que encabeza esta carta, despreciar y silbar a nuestros símbolos más queridos solo es una conquista más de nuestra libertad de expresión, así somos.


Sr. Bartomeu, tenga la seguridad de que como español de bien, en los prolegómenos del encuentro me voy a sentir avergonzado y humillado al ver y escuchar los pitidos que Vd. dice comprender, justificar y consecuentemente compartir, pero también tenga el convencimiento de que empujaré y gritaré con todas mis fuerzas delante del televisor, para que la Copa del Rey se quede en Sevilla, en las vitrinas de un Club, que aunque no es el mío, lo sabrá proteger y lucir con la dignidad y amor a España que ni Vd. ni los seguidores independentistas de su club tienen.


PD/ Si por mor del destino resultaran vencedores del encuentro, por favor no se lleven el trofeo a Barcelona, tengan al menos la decencia de dejarlo en Madrid donde reside el Rey de los españoles. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris