Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Foro Abierto   -   Sección:  

Solteros contra casados

Joaquín Tarrago
Redacción
lunes, 21 de noviembre de 2005, 23:21 h (CET)
El Sábado pasado a las ocho de la tarde todo un país se paralizó para ver un, a priori, espectáculo entre dos de los mejores equipos del mundo. Y espectáculo lo hubo, pero sólo por parte de uno de los equipos, el Barcelona. Y no fue sólo una victoria que dio tres puntos al Barcelona, fue la confirmación de que el proyecto de Florentino Pérez está más que caducado. La política de Zidanes y Pavones ha dado como resultado una plantilla llena de viejas glorias, que por lo visto en su rendimiento en el terreno de juego, piensa más en su dorada jubilación, que en añadir un título más a sus vitrinas de trofeos. Este partido podría haber puesto el punto y final a una época plagada de éxitos, además de dejar patente la necesidad de hacer una profunda remodelación de la plantilla blanca, de igual modo que sucedió con el Dream Team en la final de la Copa de Europa en del 1994.

Menuda exhibición la de Ronaldinho. Demostró que es actualmente el mejor jugador del mundo sin discusión posible. Y así lo reconoció una afición blanca que sí que estuvo a la altura de las circunstancias, dándole una más que merecida ovación al astro brasileño. Por cierto, ¿Dónde están ahora todos aquellos que, después de la primera jornada, afirmaban que Robinho era mejor que Ronaldinho? Otro destacado del partido fue el joven Leo Messi. Rijkaard se la jugó incluyéndole en el 11 inicial, y le salió redonda la jugada. Volvió loco a Roberto Carlos, y mientras el Madrid aún estaba preguntándose donde estaban, inició uno de sus slaloms, que acabaron con el gol de un Samuel Eto’o. Y así podríamos seguir jugador tras jugador, puesto que 1 a 1, todos los jugadores del Barça fueron superiores a los del Madrid. Y es que como dice el título del artículo, el partido pareció más un partido de solteros contra casados.

Una vez finalizado el partido, los técnicos de ambos conjuntos hicieron sus respectivas declaraciones ante los medios de comunicación. Luxemburgo dejó claro de sigue confiando en ganar la liga, lo cual es perfectamente viable, pero no sólo por decirlo una y otra vez va a verse realizado su deseo. La temporada pasada, Roberto Carlos dijo una y mil veces, que el Real Madrid acabaría atrapando al Barcelona, y al final no se cumplió. Luxemburgo debería centrarse en todo el trabajo que tiene por delante para montar un bloque competitivo, y dejar que el juego del equipo sea el que decida si es candidato a la liga o no.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris