Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

¿Ética o religión?

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
sábado, 19 de noviembre de 2005, 03:03 h (CET)
Ahora toca la LOE, otra más, y van... Cada polémica que suscitan las leyes del Gobierno van acompañadas de una manifestación. Leí una pancarta que decía 'Con los niños no se juega', desde luego era de lo más irónica viendo quién la sostenía... por aquellas noticias que salen de vez en cuando y todavía asombran a más de uno.

Con el asunto de la educación, que de verdad necesita una buena reforma, se ha liado una gorda ya que quieren imponer la Religión como asignatura evaluable… ¡como si todas y cada una de las familias españolas fuera católica! pues ese es uno de los motivos de la manifestación y el centro de la polémica.

Recuerdo con nostalgia cuando era más pequeño y la asignatura de Religión era sentarse a escuchar a la maestra y poco más, aprobado y a por la siguiente asignatura. Eso sí, recuerdo que a los que somos ateos practicantes nos daban la oportunidad de escoger entre Religión o Ética para una sola nota. Es decir, la Religión no era obligatoria entonces, y no recuerdo que ninguna manifestación por ello ni al clero tan enfurecido.

Pero pasando la página religiosa, hay que hacer una reforma total porque los niños y adolescentes cada vez tienen menos interés en estudiar, de hecho se está invirtiendo el orden natural de la vida y son ellos quiénes enseñan a los mayores y estos los que aprenden, o deberían, de sus hijos.

Por ejemplo, los videojuegos. La Playstation fue un invento para el ocio de los pequeños y ha terminado siendo herramienta de trabajo en algunos empleos y objeto de piques entre adultos en más de una partida.

Otro ejemplo, el sexo. Hace años los padres de mi generación se inventaban mil cuentos para hablar de sexo con sus hijos… ahora son ellos, cada vez más jóvenes, los que explican a sus padres las nuevas modas y tendencias que lo rodean.

El último y más escandaloso, las matemáticas. A la mayoría de personas que hemos pasado por la escuela odiamos las matemáticas. Hay un porcentaje mínimo que disfrutan con ellas, y otros incluso se ganan la vida. Pero vamos a ver, que peinando canas y sacando humo de algunas calvas todavía no se pongan de acuerdo en cuantas personas van a una manifestación, ¡manda huevos! Que pregunten a los niños que están estudiando o que le den una pizarra y una tiza a Alberto Coto y se acabaron los problemas de cada manifestación.

Pero haciendo una excepción, debo decir que estoy de acuerdo con Rajoy. La educación debe ser un escenario de encuentro y espero que después de la carta que envió al Gobierno haya encontrado a un corrector ortográfico mejor. No sé que es peor, que Rajoy tenga faltas de ortografía o que no redacte de su puño y letra las cartas.

Para terminar la columna, una frase del PP para decir…¡pido la dimisión! a quién corresponda… he dicho.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris